Imatge de portada

Barcos / Super Yates

<< VOLVER

Arcadia Yachts Sherpa XL, innovar para el futuro 

27/09/20

El astillero italiano Arcadia Yachts apuesta con el Sherpa XL por una nueva forma de disfrutar del mar y de la navegación, ofreciendo un diseño totalmente innovador y diferente de la superestructura y de los espacios que esta alberga a diferentes niveles. La integración con el entorno se logra gracias al uso de acristalamientos de alta tecnología que ofrecen al mismo tiempo protección y aislamiento térmico. Texto: German de Soler – M.D. Pinart. Fotos: Arcadia Yachts

 

El Sherpa XL es un diseño original que aporta inteligentes soluciones tanto estilísticas como funcionales.

 

Desde su creación en 2008, este moderno astillero de 47.000 m2, ha logrado una excelente simbiosis entre la experiencia en construcción artesanal de los maestros del área de Nápoles, la aplicación de las tecnologías más modernas, y la atención al detalle y el cuidado del entorno.

Pero hay mucho más. Desde 2017, el mantra  del astillero, el leit-motiv en terminología occidental, ha sido comenzar todos los proyectos a partir de la idea del propietario y del conocimiento de cómo éste piensa utilizar el yate, y no desde la forma del casco, como es habitual en la mayoría de gabinetes de diseño.

Las posibilidad de abrir totalmente la superestructura limita el uso del aire acondicionado y permite la observación del entorno sin obstáculos.

Port esta razón, las áreas abiertas de las unidades que construye Arcadia Yachts  ofrecen una integración total con el entorno marino y las cubiertas de popa son más grandes que lo que habitualmente se encuentra en esta eslora y tipología, con el objetivo de convertir el mar en una extensión natural del yate.

El diseño adelantado de la caseta permite destinar mucha superficie a las zonas exteriores de estar y relax, como la del puente alto y la del solárium de popa sobre el garaje.

Otra de las características distintivas de los Arcadia son las ventanas de altura completa, desde el plan al techo, las aberturas laterales y los innovadores paneles de vidrio que pueden bajarse y elevarse como lo hacen las ventanas de un automóvil, generando espacios en los que la frontera entre el interior y el exterior se vuelve imperceptible, mientras que los espacios cerrados se diluyen y son absorbidos por el entorno natural circundante.

Los paneles solares integrados en la parte superior del yate reducen el uso de generadores.

Una completa gama

La flota de Arcadia Yachts incluye en la actualidad dos gamas. La primera y más conocida es la que el astillero denomina “A”, que incluye cinco modelos (A85, A85s, A100, A105 y A115). Y la otra es la Sherpa.

El mobiliario esencial, móvil y ligero de la cubierta alta permite adaptar el espacio a las diferentes necesidades de cada armador.

Han pasado diez años desde que se presentó al público el primer A85, y desde entonces Arcadia Yachts  ha ido adquiriendo cada año un papel más relevante  en el escenario de la navegación internacional, hasta el punto que ya son casi  una treintena las embarcaciones entregadas.

Los espacios externos se han diseñado para poder estar al aire libre con la máxima protección y comodidad.

Ahora la gama Sherpa, además del exitoso yate de ese nombre, incorpora un nuevo modelo, el Sherpa XL, que se presento en el salón  de Cannes del año pasado.

Los montantes que soportan la superestructura y la cubierta alta son muy aéreos y no cierran la cubierta a la visión del entorno.

Este 24 metros  y tres cubiertas de semidesplazamiento ofrece todas las características únicas del conocido concepto Sherpa, pero a mayor escala, lo que aumenta los espacios de convivencia al aire libre y en la cubierta principal, al tiempo permite incrementar la autonomía, además de expandir las áreas bajo cubierta, tanto las destinadas a cabinas como las zonas técnicas.

 

La bañera es lo suficiente grande para reunir en un solo espacio las funciones de salón y de comedor.

 

CREANDO TENDENCIA

Desde sus inicio, Arcadia se presentó al mercado de los superyates de más de 80 pies con un concepto entonces innovador, no solo arquitectónicamente en el diseño de las áreas de la superestructura,  como hemos visto al principio de este artículo, sino también en cuanto a las formas de uso de un superyate apostando por una forma diferente de disfrutar del mar y la navegación en la que la velocidad y las prisas pasan a un segundo plano, en beneficio del confort, la tranquilidad y el relax. Inevitablemente este enfoque diferente de la manera de entender la navegación lleva implícito el ahorro de combustible, la autonomía energética y por tanto un a ahorrar mucho combustible y, por lo tanto una considerable reducción del impacto ambiental.

El puesto de gobierno, moderno y funcional, rodeado por grandes cristaleras perimetrales a toda la altura, ocupa la parte delantera de la caseta.

De aquí la profusión de paneles solares —con una capacidad de hasta 3 kW— que permiten reducir el uso del generador cuando se está fondeado o en el amarre, las grandes ventanas con paneles de vidrio de alta tecnología y gran capacidad de aislamiento térmico que recorren todo el perímetro de la superestructura o el casco de semiplaneo de alta eficiencia

Los ambientes internos se han construido a diferentes niveles para poder disfrutar de altura en todos ellos.

ESPACIO Y VOLUMEN

Los espacios interiores del nuevo Sherpa XL aprovechan eficientemente cada centímetro de la eslora total de 24 metros del barco y de sus casi siete metros de manga, los que da lugar a una amplitud de la cubierta principal superior a la que ofrecen la mayoría de los barcos en  el rango de los 85-90 pies disponible en el mercado. Ello da lugar a una superficie habitable total de 220 metros cuadrados entre el interior y el exterior gracias también a la disposición lateral del garaje, que permite destinar mayor espacio a la vida a bordo.

Dos escaleras simétricas dan acceso a la plataforma de popa, con una pasarela integrada que desciende bajo el nivel del agua.

El concepto del Sherpa XL, desarrollado con el estudio de diseño milanés Hot Lab, que ya había trabajado en los interiores del A105, se despliega en torno a la disposición de las cubiertas. La cubiertas de proa está ligeramente elevada respecto al plan principal lo que da lugar a un puente elevado muy adelantado que alberga el puesto de gobierno y el salón interior, con una gran altura y una tan inusual como racional organización de los volúmenes.

El uso de paneles de vidrio de vanguardia con considerable aislamiento térmico es testigo del compromiso del astillero de mantener sus principios ambientales.

La búsqueda de la relación directa con el mar se ve claramente en la disposición del salón interior de la cubierta principal, que está conectado a la plataforma de popa a través de un espacio a modo de terraza. Esta zona, de casi 65 metros cuadrados, está libre de obstáculos y constituye un área privilegiada de relax al aire libre con sofás, mesa comedor y un gran solárium sobre la plataforma que cubre la sala de máquinas y el garaje.

La posición del garaje a proa de la sala de máquinas, con abertura lateral por estribor, lo suficientemente grande como para albergar una auxiliar de cuatro metros de eslora, significa que la plataforma siempre está despejada para ser usada como playa, una ventaja considerable en términos de comodidad.

 

VISTA PERIMETRAL ABSOLUTA

La superestructura alrededor de la cabina está circundada por grandes ventanas  a toda la altura que permiten a los invitados disfrutar plenamente de la vista mientras se relajan en los sofás o se sientan en la mesa que es lo suficientemente grande como para acomodar de ocho a diez personas. Sin embargo, el rasgo más distintivo y que más acentúa el concepto de unión entre interior y exterior  y la prioridad y la relación con el mar y el entorno, es definitivamente el entrepuente o skylounge  de 35 metros cuadrados, donde, gracias a las ventanas que se deslizan verticalmente simplemente con presionar un interruptor, no solo se reduce la necesidad de aire acondicionado, ya que permite esto permite que la brisa marina entre sin obstáculos, sino que además ofrece la sensación de estar totalmente integrados en el entorno.

La cocina, moderna y funcional, se sitúa en la cubierta alta o en la inferior en función de la distribución.

Además, en esta zona, aún cerrando las ventanas, el sistema de aislamiento térmico con vidrio con múltiples capas con gas aislante entre los paneles permite reducir el uso del sistema de aire acondicionado al mínimo e incluso cerrarlo totalmente.

El flybridge de 35 metros cuadrados dispone de un área de bar que puede cubrirse con una tela de sobra sobre pivotes  y que puede acondicionarse en función de las necesidades con mobiliario móvil.

 

Interiores modernos y esenciales

La búsqueda de una permanente interacción con el entorno también se puede ver en el diseño de los interiores, que se caracterizan por el uso de muebles sofisticados en un estilo austero y simple pero sumamente elegante, con geometrías simples que maximizan los volúmenes. La tecnología también está presente en el mobiliario con el uso el uso de materiales de vanguardia que ha permitido reducir significativamente el peso total y por tanto la eficiencia del barco.

La cabina del armador con su baño doble ocupa toda la manga y queda aislada de la sala de máquinas por el garaje.

El Sherpa XL se ofrece en versiones de tres o cuatro cabinas. En la segunda, la cocina cerrada se sitúa en el puente alto, mientras que en la versión de tres cabinas está en la cubierta inferior. En ambas versiones, se ha prestado mucha atención a  la privacidad separando las áreas de huéspedes de la zona de tripulación, con capacidad para hasta tres personas, y estableciendo zonas específicas de circulación de servicio lo que garantiza unos niveles de privacidad que generalmente se encuentran en yates más grandes.

La cabina del armador con su baño doble ocupa toda la manga y queda aislada de la sala de máquinas por el garaje.

La cabina principal tiene más de 22 metros cuadrados. No está compartimentada, y ocupa toda la manga por lo que los propietarios pueden disfrutar de un espacio grande, abierto y lleno de luz gracias a las ventanas panorámicas en el casco.

La cabina VIP en proa sigue el mismo principio de espacio diáfano y conectado con el exterior,  también a toda la manga, mientras que las dos cabinas de invitados con camas individuales ocupan el espacio central entre las dos anteriores.

 

Casco de alta eficiencia

Las  cifras obtenidas en las primeras pruebas de navegación dan fe de la eficiencia del casco y de la adecuación del sistema de propulsión formado por dos Volvo Penta IPS 1350, en las que el yate alcanzó la velocidad máxima de 23 nudos, consumiendo aproximadamente 6,5 l/milla a una velocidad de crucero de 12 nudos con una autonomía estimada de  aproximadamente 1.400 millas náuticas a una velocidad de 10 nudos.

La superestructura ocupa la parte delantera del casco, desde media eslora hacia delante, y queda elevada respecto al resto de la cubierta principal.

En definitiva, un yate con capacidad oceánica y con un diseño basado en una forma  de entender la navegación y la relación con el mar en la que lo importante no es la velocidad a la que se pasa a través del paisaje sino la integración en él y la forma como se disfruta.

 

 

CARACTERÍSTICAS

Eslora Total: 23,98 m

Manga: 6,98

Calado: 1,40 m

Desplazamiento: 63 t

Capacidad de agua: 1.650 l

Capacidad de agua caliente: 2 x 100 l

Capacidad de aguas negras/grises: 600/600 l

Capacidad de combustible: 7.320 l

Motores: Volvo Penta 2 x IPS 1050/ 2 x IPS 1350

Aire acondicionado: 96.000 BTU/h/ 120.000 BTU/h

Generadores: 1 x 28 kW + 1 x 20,5 kW 50 Hz/1 x 32 kW + 1 x 24 kW 60 Hz

Hélice de proa: 15 kW

Certificación: RINA

Categoría CE: B

Diseño y proyecto: Arcadia Yachts/Hot Lab

Construcción: Arcadia Yachts,

Importador: Marivent Yachts,

Precio: a partir de 4.950.000 euros, sin impuestos.