Imatge de portada

Barcos / Pruebas a Vela

<< VOLVER

Bavaria Cruiser 46, campeón en crucero familiar y chárter

17/06/15

El velero europeo del año en categoría crucero familiar es un enorme 13 metros y medio de construcción sólida, cubierta cómoda y acomodación generosa, anchuroso con tres camarotes pero todavía más adecuado a la versión con cuatro cabinas. CARLOS SERRA

Bavaria Cruiser 46 1

Probamos el Bavaria Cruiser 46 en La Rochelle con vientos de hasta once nudos, y luego contrastamos las opiniones de otros colegas que habían navegado con brisa superior. Con ello podemos verificar que su casco y su aparejo, muy equilibrados pese a una proporción de vela escasa, ofrecen un rendimiento muy satisfactorio en brisas superiores a los 7-8 nudos. A partir de esa fuerza de viento es cuando el velero, de gran volumen tanto en obra viva como en obra muerta, se despierta y produce sensaciones.
Se apoya en su poderoso vientre, que empieza muy adelante gracias al ángulo de rasel muy abierto que presenta la proa, y acelera con parsimonia pero sin dificultades. Hay que dejarle abrir su camino y coger inercia, al tiempo que adquiere viento aparente. Cuando ya va arrancado corta las olas que se le presenten sin perder arrancada y traza su derrota de forma imperturbable.
Se trata pues de un barco poderoso, que mantiene el rumbo y permite abandonar las ruedas y atender a los winches sin depender del piloto, y cuyas formas panzudas acompañadas de dos palas de timón en una popa de gran anchura le dan las dos estabilidades preferidas por el crucerista: la de escora y la de rumbo.

Bavaria Cruiser 46 2

Los puestos de gobierno son amplios y cómodos. Es posible sentarse en el banco que crea la plataforma de popa y apoyar la espalda en el balcón. La maniobra queda adelantada, pero el timonel no tiene problema para desplazarse hasta ella. (C) Erik tarrés

Pese a unas velas de grátil embolsado, pensadas para navegar en rumbos abiertos, le vimos ceñir con afición, especialmente cuando la brisa ya tenía alguna fuerza. Al soltar escotas, si el viento ya estaba en los 11 nudos, galopaba creando buena ola en sotavento y una generosa estela.
En el interior se oían pocos ruidos al moverse el barco en el agua, lo cual informaba del buen trabajo constructivo que realiza ahora Bavaria y sobre el que nos extenderemos más adelante. A motor también destacó el bajo nivel sonoro y las buenas velocidades alcanzadas.

Aceptará una gran tripulación
Ancho y largo, el diseño del grupo Farr tiene una cubierta donde casi sobran los metros cuadrados. En proa se disfruta de una zona plana anchísima y un tejadillo, frente al palo, capaz para cuatro personas tumbadas. Hay un acceso al pique de proa, que es muy profundo y contiene unos peldaños, y una plataforma donde se puede instalar un molinete. El acceso al pozo de cadena se realiza por el citado pique.
Una vez iniciada la caseta se abren dos escotillas que corresponden a los dos posibles camarotes de proa. Los corredores en la zona de cuaderna maestra son generosísimos, pese a lo que la caseta también es enorme. Hay allí pasamanos, que faltan a proa del mástil. Los cadenotes situados en la borda facilitan el paso, así como los raíles anclados en el tejadillo, que proporcionan así un ángulo de cazado adecuado al génova sin recubrimiento.

Bavaria Cruiser 46 3

La amplitud de la cubierta permite andar por los corredores hasta la misma popa. El plano vélico incluye un pequeño bauprés donde se amura un spi asimétrico, que da un generoso aumento de potencia.

Ya llegados al tercio de popa, la caseta se prolonga en unas brazolas de buena altura y —para nuestro gusto— excesiva superficie, que sin embargo no limitan el paso ni la amplitud de la bañera. Eso es gracias a la opulenta manga que se alarga hasta el mismo espejo.
En la bañera destacan por su amplitud y longitud los bancos, de formas muy ergonómicas. También merecen mención la mesa y las bitácoras, montadas sobre puntales Jeffa que dejan mucho espacio libre y ayudan a la sensación de amplitud.
Se ha previsto la colocación de un plotter en el trasero de la mesa, que también soporta un compás central. Ese lugar también esté pensado para alojar una tableta que use un navegador. Entre eso y los remates de brazola que acogerán instrumentos, el patrón podrá gozar de todas las ayudas electrónicas que decida instalar. El lugar para el timonel es generoso, con buenos peraltes laterales. El espejo se abre para formar una grandiosa plataforma de baño, con su correspondiente escala. El borde de esta última constituye, cuando está plegada, un excelente asiento.

European Yacht of the Year 2014
El timonel necesitará, sin embargo, desplazarse por la bañera para reglar las escotas, pues las de génova van a unos winches situados a la mitad de la brazola, mientras la mayor se maneja mediante dos winches situados ya en el tejadillo. Como hemos dicho antes, la estabilidad de rumbo facilitará regular las velas y gobernar estando solo en cubierta.
Cabe mencionar también el generoso número de escotillas, todas rasantes y con buenos desagües integrados; el rompeaguas suficientemente alto, aunque sin ranura para acoger una capota; los cofres que se abren bajo una sección de los bancos, y el espacio de estiba situado a los pies del timonel.
El acabado de las superficies y la forma del molde es impecable, con buenos remates. Es una lástima que la regala de aluminio, con sus gateras pequeñas y de cantos afilados, desluzca el conjunto.

Metros cúbicos de volumen
En el interior la disposición es convencional pero, en la versión probada, nos sorprendió el espacio desaprovechado que mostraba el camarote de proa. Había allí una cama doble centrada y con cabezal en proa que, por supuesto, complacerá a cualquier armador. Estantes, gavetas, alacenas y armarios jalonaban los laterales de la enorme cabina. A banda y banda se abrían puertas para baño y ducha adicional, algo realmente apreciable. Pero sobraba allí mismo un puñado de metros cuadrados que uno se preguntaba por qué no se usaban para elementos adicionales.

Bavaria Cruiser 46 7

Un salón limpio y bien trazado, con rebordes de madera donde agarrarse y mucha luz, te recibe al descender. Las ventanas son fijas pero tienen portillos para ventilar. Los estores plegables funcionan muy bien. En las escotillas hay rejillas y estores.

A esa pregunta responde la opción que ofrece el astillero de dividir en dos ese espacio y convertirlo en dos camarotes dobles, también generosos y cómodos. Entendemos que sería esa la verdadera razón para comprar un 46 como este, tan grande, con tanto espacio para pasos y libertad.
La presencia del amplio suelo es recurrente casi en toda la acomodación. En la sala, aun si se adquiere el opcional banco central que añade dos asientos a la dinete y un práctico suplemento a la cocina, sigue siendo fácil pasear sin chocar con los demás habitantes. Pero es en el vestíbulo, donde se abren las puertas a los camarotes de popa, una vez descendida la cómoda escala de tambucho, donde de nuevo la generosidad en metros cuadrados libres vuelve a impresionar.

Bavaria Cruiser 46  6

El suelo generoso empieza ya en el vestíbulo, donde la escala tiene cuatro peldaños y poca pendiente. Los techos blancos complementan el revestimiento machihembrado de las bordas, donde hay portillos. La iluminación es generosa. ©Bavaria/J. Kelagopian

En todas las cabinas las camas son amplísimas y más que largas. Los armarios tienen buena capacidad y están bien pensados. Hay ventilación e iluminación en todas partes. Los baños de popa tienen una dimensión más que correcta.
La carpintería usada para los muebles, desde el que forma la cocina corrida a los diversos elementos de la dinete o las taquillas, es de madera y está bien hecha, acaso algo monótona.

Bavaria Cruiser 46 9

Apartamento más que camarote, el dormitorio de proa acoge una de las camas dobles más anchas que hemos visto en un velero. Tiene repisas, luces de lectura, cajón enorme a los pies e incontables puertas de armarios. Nótense las dos escotillas a la cubierta.

Bavaria se precia ahora de usar mayor cantidad de madera en sus construcciones que la mayoría de sus competidores. No sabemos si eso es cierto, pero sí está claro que la solidez y buen tacto de su ebanistería gustó a los miembros del jurado del European Yacht of the Year e influyó en la victoria del modelo en la categoría crucero familiar. No importa que dichas piezas estén fabricadas industrialmente, o que muchas intervengan en otros modelos de la marca para lograr economías de escala: toda la madera tiene pinta de poder durar años sin envejecer, lo cual no es fácil de decir en otras marcas.

Construcción solvente
Hablando de construcción, no solamente la carpintería agradó al jurado del European Yacht of the Year. Bavaria ha remodelado en los últimos años todo el proceso de trabajo de sus astilleros, y ha pasado de ofrecer un producto de bajo coste a ser, entre los astilleros de gran serie, el que más fiable construye por el precio más barato. La tecnología usada por el astillero alemán incluye mucha automatización, lo que se traduce en taquillas y perfiles de muebles compartidos por varios modelos. Pero también eso significa mucha mayor precisión en la colocación de sistemas como tuberías, bombas o elementos de timón y motor.

Bavaria Cruiser 46 10

La foto no da fe de ello, pero las medidas de las camas de popa son espectaculares. El acceso es fácil porque no están encajonadas tras el motor. Los armarios son grandes. Cada camarote tiene un baño de acceso directo.

Bavaria Cruiser 46  5

La cocina corrida, a la que se suma un ángulo donde va la nevera de puerta convencional, tiene guardamares y mucho espacio. No hay sin embargo armarios o taquillas específicamente “de cocina” para platos o cacerolas, como se ven actualmente en otros modelos.

Pieza fundamental en la rigidez del conjunto es el entramado de refuerzos que surcan los fondos del casco. Pudimos comprobar su perfecta adhesión con cola de alta tenacidad al laminado interior, así como la presencia de imbornales que comunican todos los huecos de dicha retícula, permitiendo el desaguado de los mismos.
El mamparo principal está laminado al casco y tiene un espesor de 24 milímetros. Los muebles descansan sobre la mencionada estructura de contramolde, y hay canales específicos para el paso de conductos, sean eléctricos o de fontanería. La cubierta recibe asimismo un contramolde que actúa como elemento de refuerzo, con nervaduras específicas en la zona del mástil que absorben los esfuerzos de la jarcia.
La instalación mecánica que vimos resultaba impecable, y la caja de motor mostraba una insonorización muy completa que en la práctica nos dio igual satisfacción.
Volviendo al apartado de mobiliario, nos importa mencionar la atención al detalle que muestra en bisagras, compases, puntos de apoyo o remates en madera maciza, realizados con precisión y colocados allí donde hacen falta. El astillero asegura usar más de 300 kilos de madera en cada unidad del 46 Cruiser. Nuestra opinión es que esta madera se ve, es agradable y da al velero un carácter notable si se tiene en cuenta su precio.

Características
● Eslora total: 13,60 m
Eslora en flotación: 12,94 m
Manga: 4,35 m
Calado: 2,10 m/1,73 m
Desplazamiento: 12.600 kg
Lastre: 3.490 kg
Superficie vélica: 65,7 m2
Motor: Volvo Penta D2-55, transmisión Saildrive
Capacidad de agua dulce: 210 l + 150 l
Capacidad de combustible: 210 l
Categoría: A – 10 pasajeros
Diseño: Bruce Farr Yacht design
Astillero: Bavaria Yachts
Importador: Bavaria Spain
Precio: 167.400 euros, sin IVA ni transporte.

Bavaria Cruiser 46 planos 1 Bavaria Cruiser 46 planos 4 Bavaria Cruiser 46 planos 3

La opinión de [N&Y]

Diseño
+Casco voluminoso que se mueve bien sobre el agua.
+Acertado reparto de las formas delanteras, llenas y capaces.
-Nos gustaría una versión con más superficie vélica.

Cubierta
+La mejor plataforma de baño del mercado
+Numerosas escotillas rasantes bien colocadas.
+Excelentes puestos de timonel en bañera enorme

Acomodación
+Mucho espacio en todas las estancias.
+Mucha ventilación y luz natural.
+Pensado para funcionar con cuatro camarotes dobles.

VELOCIDADES A VELA
-Ceñida: 6 nudos
-Descuartelar: 7,4 nudos
-Través: 7,2 nudos
-Largo: 6,5 nudos
(datos obtenidos con brisa de 11 nudos, mar mínimamente rizada y mayor y génova sin recubrimiento estándar)

 

FOCO EN

Bavaria Cruiser 46 4

A DOS PALMOS SOBRE EL AGUA Una vez abierta, la plataforma resulta tan amplia que se convierte en una cubierta de sol suplementaria. El acceso desde la bañera, mediante tres peldaños, y el propio tamaño de la bañera aumentan el efecto.

Bavaria Cruiser 46

CARENA FIRMADA POR FARR Proa de roda algo lanzada, raseles que introducen la manga y el fondo voluminoso en el primer tercio, y pantoque potente que no recurre al truco de la arista marcan el diseño de la carena, muy eficaz pese a su gran volumen.

European Yacht of the Year 2014

UN RINCÓN PARA LA TERTULIA La dinete alcanza dimensiones palaciegas y, complementada por el mueble aparador opcional, se convierte en un rincón de vida. Por fin los Bavaria han recuperado las ventanas y portillos que dan ventilación y luz natural.

bavaria 46 Foco en 5

SUSTITUTO PARA LA MESA DE CARTAS Habrán notado nuestros lectores que no hay en este Cruiser un rincón de navegación propiamente dicho. La alternativa está en la mesa de la sala, que opcionalmente puede contener un pupitre similar al de las mesas de cartas.©Bavaria/J. Kelagopian

 

ASEOS PARA TODOS Los camarotes de popa gozan cada uno de ellos de un baño privado. En proa el baño se divide en zona de aseo y ducha, cada uno en un recinto cerrado. Eso hará más práctico su uso con dos camarotes delanteros y un baño a repartir entre cuatro pasajeros.

ASEOS PARA TODOS Los camarotes de popa gozan cada uno de ellos de un baño privado. En proa el baño se divide en zona de aseo y ducha, cada uno en un recinto cerrado. Eso hará más práctico su uso con dos camarotes delanteros y un baño a repartir entre cuatro pasajeros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VÍDEO

BAVARIA – CRUISER 46 – On board with Product Manager

BAVARIA 46 CRUISER

GALERÍA