Imatge de portada

Barcos / Pruebas a Vela

<< VOLVER

Hanse 418 y Hanse 388, dos cruceros, un programa

3/03/19

Fáciles de maniobrar, rápidos, con un diseño exterior elegante, un gran volumen en la cabina de proa, capacidad de estiba para cruceros largos y una cubierta plana y espaciosa para disfrutar del aire libre. Así son los nuevos Hanse 418 y 388, que llegan para substituir respectivamente a los anteriores modelos Hanse 415 y Hanse 385 a los que, sobre la base del mismo concepto de casco creado por el gabinete de Judel/Vrolijk and Co., actualizan y modernizan, rediseñando totalmente la cubierta y redistribuyendo la disposición y los volúmenes interiores. Texto: German de Soler

 

 

HANSE 418, la eslora ideal

Hanse 418 y Hanse 388

El diseño de Judel/Vrolijk ofrece un casco en formas, proa vertical para maximizar eslora de flotación y una popa potente que garantiza estabilidad en portantes.

Hanse Yachts sigue cubriendo huecos para ofrecer un escalonado de continuidad en la marca a sus incondicionales, al tiempo que no abandona los modelos preexistentes sino que los adapta a las nuevas tendencias y a las demandas y necesidades de los cruceristas. Es el caso de este 41 pies, que se sitúa en el rango medio de los 10 modelos ofrecidos por esta gama que va desde los 31 pies hasta los 67 pies.

El espejo de popa se abate creando una magnífica plataforma al tiempo que los bancos del timonel se levantan para facilitar el paso.

El Hanse 418 sustituye al 415, presentado en 2012, en el catálogo del astillero de Greifswald, lo moderniza y redefine con acierto tanto en maniobra como en el diseño de la bañera y la cubierta y la distribución del interior, especialmente en la cabina de proa y el salón.

La bañera del 418 presenta modificaciones sustanciales respecto a su predecesor. Hay que destacar la nueva ubicación de los winches en las brazolas, con los primarios bien al alcance del timonel, a los que se reenvían escamoteados los cabos de drizas, rizos y escotas de la mayor y del foque para dejar libre la cubierta de estorbos. Pero es que también los winches secundarios, situados a proa del piano de mordazas, se reenvían a él, de forma que todas las líneas convergen en el único grupo de mordazas, facilitando así la tarea del timonel que puede encargarse del trimado sin ayuda. Otro elemento a señalar es el cofre cerrado a cada banda dedicado a recoger los cabos para evitar los líos en la bañera.

Los pedestales inclinados y los asientos del timonel elevables facilitan el paso hacia popa una vez fondeados o en el amarre.

Las dos ruedas inclinadas dejan un considerable paso desde el centro de la bañera hacia la popa, cuyo espejo se abate ayudado por un pistón dando lugar a una gran plataforma de acceso a bordo con escalera de baño integrada. A facilitar el paso contribuyen los dos asientos volados del timonel que se levantan hacia las bandas dejando el paso franco, bajos los cuales se sitúan dos grandes cofres de estiba que complementan los dos situados bajo las banquetas de la bañera. Por tanto, estiba más que suficiente en la bañera para tenerlo todo a mano y facilidad para moverse por ella.

Un buen pozo de anclas con el molinete incorporado.

Nos gustó la robusta mesa central con dos alas abatibles, bien provista de pasamanos de inox que sirven también como soporte de la pantalla central multifunción y del compás, de manera que las ruedas de gobierno carecen de consola de instrumentos lo que permite utilizar todo el espacio disponible en las bandas de la bañera para que los bancos ganen en longitud. Hay, sin embargo, espacio al final de las brazolas para colocar repetidores, de forma que el timonel pueda tener los datos de viento y navegación bien visibles gobernando desde la banda.

La mesa de doble ala tiene robustos pasamanos y su estructura incluye el soporte del ploter.

Otro aspecto a reseñar es el cambio en el diseño de la caseta, muy plana y de perfil bajo, que ahora incorpora a ambos lados del tambucho dos superficies de metacrilato oscuro que proporcionan luz a la cabina y al salón. Diseño al servicio de la funcionalidad y no mera estética. Algo que también se aprecia a proa del palo, donde el tejadillo queda también ocupado por la escotilla de la cabina de proa, mientras que los laterales de la caseta se prolongan ligeramente hacia proa dando lugar a un pequeño respaldo que con unos cojines bien adaptados será un excelente lugar para estirarse a tomar el sol o disfrutar de la navegación con buen tiempo.

En suma, una cubierta bien organizada, ordenada, despejada y funcional. Es lo que hay que pedirle a un crucero y en este sentido el Hanse 418 cumple a la perfección.

La bañera es amplia y capaz, se circula bien por ella y la posición al timón es cómoda.

INTERIOR
El salón de este 41 pies se extiende a toda la manga, con la mesa desplegable en el centro, es alto y está bien iluminado por las seis ventanas del casco (tres por banda), que dan visibilidad sentados, y las superiores de la caseta (seis en total más las cristaleras a ambas bandas del tambucho y las de las cabinas que dan a la bañera). El ala de babor de la mesa es trapezoidal para facilitar el paso, un detalle que se agradece y que evita contorsionismos a la hora de sentarse a su alrededor, aún si el espacio es estrecho.

El salón es amplio y luminoso gracias a las numerosas ventanas del casco y la caseta y las escotillas del tejadillo.

Hanse ha optado por una mesa de cartas sencilla y funcional, encarada a popa y que utiliza el banco de babor como asiento, con cajetines debajo para guardar aquellos objetos que tienen tendencia a aparecer en cualquier parte del barco y que nunca se encuentran cuando se precisan como linternas, cuchillo, gafas, guantes… En un velero de más de 12 metros hay quien prefiere una mesa tradicional, con un asiento con un buen respaldo, pero Hanse opta por la funcionalidad y lo fía todo a la tecnología móvil.

La mesa de cartas está orientada a popa y consiente lo mínimo necesario para su función.

Ya hay una gran pantalla en cubierta, fija en los soportes de la mesa de cartas de la bañera y sabe que hoy las tabletas permiten controlar los datos de navegación desde cualquier punto de a bordo, lo que es una tendencia cada día más habitual. La función de la mesa de cartas es pues residual, y su uso se limita a aquellas contadas situaciones en que el patrón necesita una superficie plana para escribir o en que hay que echar un vistazo a los datos básicos de navegación.

La mesa central de doble ala preside el salón, que se extiende a toda la manga.

Hay sin embargo espacio suficiente para que quien lo desee pueda instalar la electrónica o los repetidores que más le convenga.
Nada que objetar tampoco al espacio de cocina, correcto para esta eslora, con nevera de apertura superior y frontal, pasamanos, separación del salón para evitar salpicaduras, una superficie de trabajo correcta y estiba en armarios elevados y cajones. No hay campana extractora pero una escotilla integrada en la ventana cumple esta función.

La cocina es suficiente para cumplir con las necesidades de un crucero para seis.

El Hanse 418 se ofrece en varias configuraciones que aprovechan el gran volumen interior para acomodarse a los requerimientos concretos de cada propietario. Manteniendo el espacio central común en todas las versiones, puede optarse entre dos o tres cabinas y uno o dos baños, uno privativo de la cabina de proa y el otro compartido entre las dos de popa.

La cabina de proa dispone la cama en el centro y puede incluir o no baño propio dependiendo de la versión. En popa podemos disponer de una o dos cabinas.

En la versión dos cabinas, la banda de popa a estribor se destina a un gran pañol de estiba accesible desde el interior. Una opción esta que permite alargar la superficie de trabajo de la cocina hacia popa al eliminar el vestidor de entrada de la que sería la tercera cabina. Sin duda, es esta la que más nos convence, por racional y por la capacidad extra de espacio que ofrece -sin hablar de la posibilidad de usarlo para guardar sacos de vela, cabos bien ordenados, el fueraborda, la bicicleta o cualquier otro elemento del equipo, pero la elección dependerá del programa de cada propietario y de la gente con la que suela navegar.

La cabina de proa dispone la cama en el centro y puede incluir o no baño propio dependiendo de la versión. En popa podemos disponer de una o dos cabinas.

Navegación
El Hanse 418 monta un palo Selden de dos pisos de crucetas, baquestay textil en pata de gallo, foque autovirante y anclaje para asimétrico, un palo de 19,60 metros y una mayor grande de 52, 50 metros cuadrados, con escota a la alemana. Es una configuración ésta —la de una mayor grande y foque autovirante— que cada día tiene más aceptación entre los cruceristas ya que permite maniobrar el barco con facilidad.

Un asimétrico de 120 m2 o un crossover de 76.90 m2 completan el ropero. Además, la cabuyería está totalmente reenviada a los winches situados a mano del timonel, la toma de rizos es automática y los cabos están siempre bien recogidos en su cofre. La circulación por las bandas es cómoda y los pasillos son anchos, gracias a que los cadenotes son exteriores y hay buenos pasamanos de inox sobre la caseta.

Hanse 418_ y hanse 318

El Hanse 418 apareja mayor de sables forzados o enrollable en el palo, foque autovirante y gennaker. Una configuración cada día más popular en embarcaciones de crucero puro.

También la posición al timón es confortable, tanto sentados a la banda como en las banquetas de popa plegables, la visión sobre las velas de proa es absoluta, y su trimado se hace con comodidad. No cabe duda de que Hanse ha estudiado bien la disposición de la cubierta pensando en un crucero que será usado por familias, grupos de amigos o en chárter, y por tanto en el que la comodidad en cubierta y la facilidad de gobierno y de circulación por ella es un requisito indispensable.

El astillero ofrece dos posibilidades de quilla, la corta de 1,74 metros y una segunda opción en L de 2,10 metros.
La mala suerte nos acompañó durante nuestra navegación, con escaso viento, por no decir nulo en ocasiones, pese a lo cual podíamos hacer navegar el barco a tres nudos. Uno no puede hacerse a la idea de cómo se comportará el barco con más viento, pero sí de la adaptación de la maniobra, de la comodidad a la rueda, de la sensibilidad del timón y de la respuesta a las pequeñas rachas. Y en este sentido, con sus 10 toneladas de desplazamiento, el Hanse 418 se portó según lo esperado.

La proa recta y afinada culmina en un púlpito abierto con doble roldana y anclaje para el crossover o el gennaker.

El casco creado por Judel/Vrolijk and Co. se comporta, el timón compensado lo hace ágil, responde a las pequeñas rachas, las ruedas son sensibles y se controla el trimado desde ellas con comodidad. Poco más podemos decir, más que es un barco concebido y creado para el crucero confortable, al que se le intuye carácter y que no genera dudas de cómo se comportará con viento fuerte. En este sentido, la firma de Judel/Vrolijk es una garantía. Queda su comportamiento a motor.

El Hanse 418 se ofrece con dos potencias Yanmar H5 Saildrive de 39 y 57 Hp. La que probamos era la mínima y a nuestro juicio suficiente, ya que a 3.200 rpm hacíamos ocho nudos, y 7,4 a ritmo de crucero y el motor girando descansadamente a 2.600 vueltas. A 2.200, ritmo económico, 6,6 nudos son una buena marca.

[FOCO EN]

SECTORES A LA VISTA Dos grandes cofres a los pies de las timonerías dan acceso a los sectores y proporcionan estiba.

ARMARIOS ALTOS Se agradecen los armarios elevados con cierres robustos en el salón que no impiden la vista hacia el exterior.

BATERÍAS ACCESIBLES Buen acceso a las baterías, que se sitúan bajo el cofre de la banqueta del salón.

ORDEN Y CAPACIDAD Sendos cofres a ambas bandas bajo las banquetas se destinan a estiba de cabos, defensas y pertrechos.

RUEDAS SIN CONSOLA Pedestales inclinados sin consola integrada. No hace falta, hay espacio en las brazolas para los repetidores.

ORDEN EN LA BAÑERA Un cofre tras los winches almacena los cabos evitando el caos en el plan de la bañera.

DOBLE ROLDANA Balcón de proa abierto con doble roldana de ancla y anclaje para el Código O.

Características
Eslora total: 12,40 m
Eslora de casco: 11,99 m
Eslora de flotación: 11,40 metros
Manga: 4,17 m
Calado: 1,74/2,10 m
Desplazamiento: 10,10/ 9,80 m
Superfice vélica en ceñida: 87 m2
Mayor: 52,50 m2/ 45 m2 (enrollable)
Foque autovirante: 34,50 m2
Crossover: 76,90 m2
Gennaker: 120 m2
Motor: Yanmar 5H 39/57 Hp Saildrive
Capacidad de combustible: 160 l
Capacidad de agua: 475 l
Diseño: Judel/Vrolijk & Co.
Interior: Hanse Yachts Design
Clasificación CE: A-10
Constructor: Hanse Yachts.
Importador: Marina Estrella.
Precio: 145.900 € con un Yanmar de 39 Hp, y sin impuestos.

LA OPINIÓN DE [N&Y]

Diseño
+ Configuración de la popa.
+ Bancos elevables.
+ Pañol de popa.
+ Mesa de bañera, aunque falta cofre y portavasos.
– Los cofres de cabos pueden perfeccionarse.
Habitabilidad
+ Cabina de proa.
+ Cocina de buena capacidad.
– Mesa de cartas escasa.
Maniobra
+ Todos los cabos reenviados a un solo winche.
+ Doble roldana en proa.
+ Posición a la rueda.

HANSE 388, menor eslora, iguales prestaciones

El Hanse 388, que como hemos dicho llega para sustituir al Hanse 385, presenta una configuración idéntica a la de su hermano mayor en la gama pero en una eslora menor, exactamente un metro menos.

Mismo diseñador, mismas virtudes, aunque en menor eslora.

La elección entre uno u otro modelo no dependerá en este caso ni de las virtudes de una distribución interior, de cubierta o de una maniobra configurada de forma diferente, ni de un diseño de casco mejor, ni tan siquiera de lo que ofrezca de más en opcionales uno u otro modelo. Es una cuestión de eslora. Pero es que los barcos no se miden solo en eslora sino en 3D. Y un metro de casco, traducido a estas dimensiones, como todos hemos podido experimentar, es más que un metro lineal.

Por tanto, escoger uno u otro modelo es algo personal que depende de las intenciones y de cómo se sienta a bordo quien lo adquiera. Y de su presupuesto, claro.

Las ruedas son grandes y permiten gobernar cómodamente desde la banda.

Pero nos engañaríamos si lo redujésemos todo a una simple cuestión de medidas. También sabemos todos que a mayor eslora dinámica más velocidad, y un comportamiento diferente frente a la ola, no necesariamente peor, ya que el diseño del casco es prácticamente el mismo y está firmado por la misma mano. Pero cuenta el desplazamiento y la superficie vélica, con lo que las sensaciones al timón difieren. Hay casi 1.500 kg de diferencia en desplazamiento entre uno y otro modelo y casi 10 metros cuadrados menos de mayor y eso se nota.

La estructura de la mesa de la bañera soporta la pantalla multifunción y el compás en ambos modelos.

Dicho esto, el 388 permite disfrutar de todos los atributos del 418 que hemos enumerado en las páginas anteriores: una maniobra centralizada en un solo winche al alcance del timonel, las dos ruedas sobre pedestales inclinados que dejan paso franco hacia popa, la plataforma que se despliega al abatir el espejo de popa, los bancos del timonel elevables, y la configuración vélica basada en mayor y foque autovirante, con escota de mayor a la alemana para dejar libre de maniobra la bañera. Mantiene también el cofre para cabos tras los winches, la mesa central con el soporte del ploter, y en el interior la misma distribución de mesa de cartas, salón, cocina y cabinas.

El metro menos de casco apenas se nota en la bañera en términos de espacio.

Poco añadiremos pues, más que lo que apreciamos en las fotos, y unos datos extraídos de nuestra navegación que nos permitieron apreciar más fielmente el comportamiento del barco. En efecto, cuando lo navegamos, con el mismo mar que el 418, el viento real se había establecido en cinco nudos y medio, viento con el que lográbamos ceñir a 35° con una velocidad de 4,5 nudos aprovechando unas décimas más de viento en la rachita. A un descuartelar lográbamos cuatro nudos y del través el GPS llegó a marcar cinco, mientras que con el viento a 120° y 4,5 nudos de real nos situábamos en 4-4,2 nudos. Buenas marcas para una brisa con la que es frecuente encontrarse en el Mediterráneo estival.

El interior del 388 repite la distribución de su hermano mayor

Nos pareció un barco ligero, llevable, obediente y equilibrado. Salvo por los volúmenes, y porque la maniobra es más ligera, como es normal en un barco de menor eslora, a uno le resulta difícil discernir si está a bordo de uno u otro modelo. Por tanto, lo dicho: dos cruceros para un mismo programa cuya elección dependerá del presupuesto y de cómo uno se sienta a bordo.

Con el Yanmar de 27 Hp el Hanse 388 alcanzaba una máxima de 8,6 nudos a 3.400 rpm, y un crucero de 7,5 nudos a 2.800. Reduciendo 500 rpm, podemos mantener un crucero muy tranquilo a 6,7 nudos, más que suficiente.

Características
Eslora total: 11,40 m
Eslora de casco: 10,99 m
Eslora de flotación: 10,40 metros
Manga: 3,90 m
Calado: 1,62/2,06 m
Desplazamiento: 8,66/ 8,27 m
Superfice vélica en ceñida: 72 m2
Mayor: 43,50 m2/ 39 m2 (enrollable)
Foque autovirante: 28,50 m2
Crossover: 61,10 m2
Gennaker: 93,90 m2
Motor: Yanmar 5H 27/38 Hp Saildrive
Capacidad de combustible: 160 l
Capacidad de agua: 295 l
Diseño: Judel/Vrolijk & Co.
Interior: Hanse Yachts Design
Clasificación CE: A-6 B-10
Constructor: Hanse Yachts. 
Importador: Marina Estrella. 
Precio: 114.900 €, con un Yanmar 27 Hp. y sin impuestos.