Imatge de portada

Barcos / Pruebas a Motor

<< VOLVER

Pardo 50, un formidable day boat

25/09/20

Pardo Yachts en muy poco tiempo ha sabido elevar al primer nivel internacional su gama de modelos a motor. Y la Pardo 50, segunda eslora de las cuatro existentes, se ha convertido en el gran day cruiser de referencia, con amplios espacios abiertos y primando el confort a bordo sobre la velocidad. Es lo que en los últimos tiempos se ha venido en llamar un day cruiser social. L.B.

 

Pardo 50

De atractivas líneas, la Pardo 50 esconde una de sus mejores cualidades, su carena cuyas prestaciones en navegación son muy notables.

 

Pardo en pocos años Pardo Yachts se ha consolidado como una de las marcas de mayor prestigio europeo, si bien su gama de embarcaciones a motor se beneficia de la experiencia y del saber hacer de un gran constructor italiano especializado en veleros, como es Cantiere del Pardo.

La gama Pardo cuenta actualmente con modelos de 38, 43, 50 y una nueva Endurance 60. La primera unidad la 43, luego vino la 38, que obtuvo recientemente el EPY 2020 (European Power Boat of the Year) como mejor barco dentro de su segmento, y finalmente esta 50 pies. En breve se presentará el último diseño en exclusiva para toda e la gama, la Endurance 60, un daycruiser imponente que, por el momento, completará la colección de los Pardo Yachts.

Pardo 50

A la elegante imagen de la Pardo 50 contribuye esta afilada proa que garantiza un eficaz paso de la ola.

El importador para la marca en España y colaborador directo con astillero para la comercialización en Europa, Motyvel Yachts, nos proporcionó en el Balís, Barcelona, esta Pardo 50, que probamos el mismo día que la Pardo 38.

Pardo 50

La popa se ha diseñado para facilitar las estancias en fondeo, con una plataforma sumergible y fácil acceso a la bañera.

Hemos de considerar, sin embargo, que la Pardo 50 estaba equipada al completo, con sobrecargas importantes, tales como el como el giroestabilizador, el generador y la pasarela hidráulica, accesorios que incrementan notablemente el peso del barco. No obstante, y a pesar de las condiciones de mar y viento, y de sobrecarga, el barco se mostró imponente en su comportamiento navegando, con una potencia correcta de los dos Volvo Penta IPS800 que, sin ser excesiva, los 1.200 Hp se ajustan a las necesidades del programa de navegación de este barco. Un excelente day cruiser de alto nivel.

Pardo 50

La maniobra de fondeo queda totalmente oculta y aparece de la roda mediante un sistema automático.

CUBIERTA Y BAÑERA

La imagen de la Pardo 50 es imponente. Mejorando la oferta en cuanto a diseño y calidad, puede definirse como un formidable barco social y familiar, con numerosos espacios, amplios y gran capacidad para ofrecer el mayor confort en todas sus áreas.

Pardo 50

La cubierta de proa se ocupa con las colchonetas de solárium cubriendo el techo de la cabina. Los pasos laterales son profundos y seguros.

La planta de cubierta reparte varias áreas bien determinadas. En la zona de proa —con la configuración walkaround y el solárium sobre la cabina de proa—, en el centro, a media eslora, el puesto de gobierno y la dinete, y en la popa, el solárium principal para tomar el sol y el baño.

Pardo 50

El tránsito de proa a popa es fácil y seguro gracias a la altura del francobordo.

La plataforma hidráulica a dos escalones del nivel de la cubierta, el gran solárium ocupando toda la popa, con respaldos abatibles en el sentido de la marcha, configuran esta área de sol y baño, cuyos laterales se han equipado con pequeñas puertas quitamiedos. Algo más a proa la zona está ocupada por el principal espacio de convivencia de este barco, una gran dinete en forma de U formada ante a una mesa de alas desplegables quedando que puede acoger hasta siete u ocho personas alrededor. Junto a este espacio, el módulo de cocina, separado por un paso en el centro, queda protegido por el T-top realizado en carbono, una de las piezas clave de este barco que refuerza su atractiva estética.

Pardo 50

El solárium de popa admite el ajuste de los cabezales en el sentido de la marcha.

Los pasos que llevan hasta la proa son suficientemente anchos y quedan perfectamente protegidos. Aquí, el solárium, que ocupa la parte superior de la cabina, se completa con dos bancos enfrentados entre los que se puede instalar una mesa amovible que se estiba cómodamente en el cofre de anclas.

La dinete es amplia, con una gran mesa de alas desplegable, que puede acomodar hasta siete u ocho personas.

Un punto fuerte de este barco es la maniobra de fondeo. Está totalmente oculta, y aparece en la roda, de arista invertida, mediante un avanzado sistema de escobén retráctil que funciona solamente con el propio molinete eléctrico. Un equipo de calidad que refuerza el alto nivel de esta Pardo 50, y que es opcional por 12.500 euros.

Varios son los detalles interesantes en la cubierta: portadefensas exclusivos, mueble de servicio completo, acceso a la cabina de marinería y la toldina que sale hacia popa desde el T-top.

Como es natural en este tipo de embarcaciones, la creación de zonas de sombra es importante. Para ello se dispone de un toldo eléctrico que se prolonga por popa, y en proa se puede montar una toldina tipo jaima con mástiles en carbono. Finalmente, bajo la superficie del solárium de popa se esconde un formidable garaje que puede albergar una Williams 285 u otro anexo de eslora equivalente, u otros juguetes de a bordo.

Pardo 50

El techo solar del T-top es un detalle en esta formidable pieza de carbono que refuerza la imagen e la Pardo 50.

Planta muy equilibrada, racionalmente distribuida, con zonas perfectamente definidas, confortables y bien equipadas para cada función.

 

PUESTO DE GOBIERNO

El puesto de gobierno, con triple asiento, donde el piloto ocupa el centro, presenta una consola muy bien distribuida, elegante y bien equipada. El parabrisas, tintado, es alto, grande y cierra un poco por lo lados, lo que mejora la protección cuando se navega por encima de los 20 a 30 nudos.

El puesto de gobierno está a la altura de un barco de este nivel: cómodo, bien equipado y con tres plazas muy ergonómicas.

El piloto ocupa el centro, ante un volante deportivo, en inoxidable, con todos los controles a mano, tanto las dos palancas electrónicas de los Volvo Penta como el joystick de los IPS800. La pantalla multifunción delante—de 12 pulgadas Raymarine o Garmin, que sale por 6.300 euros— se complementa con la hilera de interruptores del barco y dos portavasos de inox además de un pasamanos frontal, muy útil.

Pardo 50

El puesto de gobierno está a la altura de un barco de este nivel: cómodo, bien equipado y con tres plazas muy ergonómicas.

Tenemos reposapiés de barra para el piloto y el acompañante de estribor, pero echamos uno en falta para el acompañante de babor, que va frente a la puerta de la cabina. Los asientos tienen la base plegable para poder ir fácilmente de pie, y la visibilidad en navegación es total. Un puesto sin complicaciones, bien diseñado, sin exageraciones, de buen gusto con predominio del negro —que quizás se caliente demasiado en verano— pero, en definitiva, muy bien resuelto.

La cabina de proa no queda aislada y presenta una buena cama de matrimonio, además de contar con un aseo propio.

INTERIORES

En una eslora como ésta, de más de 16 metros, es normal que los volúmenes de la cabina sean importantes, aunque se trate de una embarcación con un programa de navegación de día. Por lo tanto, esto nos posibilita obtener un mayor provecho del barco ya que las posibilidades de habitabilidad llegan a cubrir sobradamente con las necesidades de un programa de crucero de fin de semana.

Pardo 50

La segunda cabina, con dos camas individuales es espaciosa y dispone de ropero.

Lo primero que llama la atención en los interiores de esta Pardo 50 es su espacio monovolumen, en el que las dos cabinas carecen de aislamiento. En proa está la cama de matrimonio del armador —de 2×1,6 m— con armarios bajos a babor, guanteras bajo tapa a ambos costados y un envidiable armario ropero y la TV a estribor. Presenta excelentes acabados, escotilla superior, portillos laterales y un mamparo de separación en opción rematan un ambiente cálido y con buena luz natural. El armador dispone de su aseo propio, con lavabo, inodoro eléctrico de agua dulce y una gran ducha totalmente separada. En la popa, a estribor tenemos la segunda cabina, para invitados, con dos literas individuales —de 1,90×0,80 m—, mesita de noche, un ropero y un espacio amplio como vestidor. Una puerta conduce al aseo propio de esta cabina que, además, tiene otra puerta hacia el espacio común para el resto de las personas de abordo.

Los aseos de la Pardo 50 mantiene buenas dimensiones y equipan inodoro eléctrico, lavabo y ducha, entre otros.

El camarote para marinería es sorprendente por su volumen y equipamiento, ya que dispone de todo lo necesario: litera, armario, lavamanos e inodoro, y dispone de su acceso independiente por la bañera, sin tener que pasar por la cabina del barco. No obstante, si el pasaje familiar es de más de dos niños, también se puede, opcionalmente, modificar esta cabina comunicándola con la principal. Se puede solicitar al astillero que añada una portezuela de comunicación en el mamparo de separación entre la cabina de invitados y la del marinero, de modo que, como un juego de niños, éstos podrán estar comunicados en un mismo ambiente. En este caso, la configuración elimina el inodoro para poder ofrecer otro armario más y una cama de mayor anchura. Lo que resulta una interesante solución.

La cabina destinada a marinería incluye todo lo necesario, con el inodoro.

Interiores muy agradables, impecables en los cavados, con materiales de calidad, inspirados en el diseño italiano del mejor gusto, sobrios y funcionales, a la altura de un barco de esta categoría.

 

NAVEGACIÓN Y CONCLUSIONES

Las Pardo, por definición, navegan bien por la sencilla razón de que poseen muy buenos diseños de carena. Y esto es así, aunque, como es natural, algún modelo nos ha gustado más que otro. En total han sido tres, y esta 50 pies se comporta más que bien.

Las condiciones de la meteo para navegar con esta primera unidad salida del astillero fueron ideales, sin duda las que desearíamos para probar a fondo un barco de estas características: marejadilla y viento fuerza 4.

La cámara de motores es una buena muestra de cómo trabaja Pardo en sus barcos: es sencillamente impecable.

Con la motorización máxima homologada para este barco, dos Volvo Penta IPS800 de 600 Hp —admite IPS 600 de 440 HP (799.000 euros, precio base sin impuestos); y también IPS700 de 550 Hp (897.000 euros, precio base y sin impuestos)— esta Pardo tiene una potencia suficiente para mantener un buen régimen de crucero, entre los 20 y 25 nudos (2.000 a 2.500 rpm) dependiendo de las condiciones de mar y de carga, lo que no está nada mal. Con el gas a fono, a unas 3.000 – 3.100 rpm, alcanzamos los 36 – 37 nudos, aunque con el casco más limpio y mejores condiciones de oleaje seguramente puede incrementar la velocidad en un par de nudos. En cuanto a aceleración, bastan 8 segundos para alcanzar el planeo y en unos 20 más se pone a su velocidad máxima, mediciones que responden a la potencia adecuada para este barco. La autonomía a régimen de crucero es de un unas 350 a 370 millas a régimen e crucero contando la reserva de los 2.000 l de combustible.

Pardo 50

Con los dos Volvo Penta IPS800 de 600 Hp la Pardo 50 encuentra su potencia ideal. Es un barco de gran comportamiento, especialmente cómodo y con una muy buena carena.

La Pardo 50 navega bien, es un barco que deja notar sus dimensiones, es potente ante la mar de proa y al mismo tiempo es bastante ágil al volante, con bastante nervio, pro lejos de ser una deportiva. Está claro que en esta eslora las líneas de la carena son fundamentales para comprender la filosofía de este modelo en el que la seguridad y confort en navegación priman por encima de las prestaciones de velocidad y la aceleración. La acentuada V de la proa se traduce en una carena afilada que corta suavemente la ola y amortigua los pantocazos. Un diseño de obra viva que evoluciona hacia la popa con un ángulo más abierto, con una buena salida de aguas, concediendo buena estabilidad direccional y agarre.

Por otra parte, y aunque el joystick viene de serie con los IPS, en este barco nos parece prácticamente imprescindible el opcional del sistema flaps de guillotina de Volvo Penta con autotrim, single lever (aceleración con una sola palanca), cruise control, joystick drive, low speed mode, que sale por 8.950 euros.

Finalmente hemos de reseñar dos aspectos: la lista de opcionales, que en algunos casos incluye equipos necesarios; y que, al ser la primera unidad salida de astillero, algunos detalles están por modificar. Por lo demás, un modelo imponente, señorial, formidable como barco de día, de alta calidad tanto en el diseño como en los materiales, y que confirma el prestigio de la marca Pardo Yachts, toda una garantía de valor añadido.

 

A destacar 

+ Planteamiento de cubierta excelente para estancias en fondeo.

+ Construcción y materiales de calidad.

+ Excelente diseño y muy buena navegación, confortable.

 

A mejorar

– Algunos detalles del exterior mejorables.

– Falta un reposapiés para un acompañante del piloto.

– Lista de opcionales bastante larga.

 

Características (va con plano)

Eslora total:   16,25 m

Eslora de casco:         14,95 m

Manga:           4,96 m

Calado:           1,23 m

Desplazamiento:       14.900 kg

Gama de motorizaciones:    Volvo Penta D6-435 IPS600 (2×435 Hp); D8-550 IPS700 (2×550 Hp); D8-600 IPS800 (2×600 Hp)

Capacidad de combustible: 2.000 l

Capacidad de agua:  450 l

Plazas: 12/16/20

Categoría de navegación: A/B/C

Diseño:           Zuccheri Yachts Design & Cantiere del Pardo

Constructor: Cantiere del Pardo,

Importador:   Motyvel Yachts,

Precio:            a partir de 927.000 euros, con dos Volvo Penta D8-600 IPS800 de 600 Hp, y sin impuestos.

 

Motores

Marca y modelo:       Volvo Penta D8-600 IPS 800

Potencia:        600 Hp (441 kW)

Tipo:   pods turbodiésel

Cilindros:        6 en línea

Cubicaje:        7.700 cc

Rpm máx.:      3.000

Peso:   1.410 kg

 

Seguro METROmar-Fiatc

Prima del seguro básico a terceros: 315,98 euros.

Incluye, responsabilidad civil obligatoria y voluntaria; defensa y reclamación de daños; y asistencia marítima.

 

 

Pardo 50

2×600 Hp Volvo Penta D8-600 IPS800

Rpm    nudos consumo l/h  consumo l/mn           autonomía mn/l       autonomía mn

600      4,8       6,2                   1,29                            0,77                            1.533

1.000   8,2       16                    1,95                            0,51                            1.015

1.500   11,8     49,5                 4,19                            0,23                            472

2.000   18,2     93                    5,10                            0,19                            387

2.500   25,8     148                  5,73                            0,14                            345

3.000   33,8     225                  6,65                            0,15                            300

3.100   36,9     245                  6,63                            0,15                            300

 

Tiempo de planeo:    8 segundos

Aceleración de 0 a máx.:      25 segundos

Autonomía:   en torno a unas 300 millas a régimen máximo; y unas 345 millas a régimen de crucero de 25,8 nudos.

 

CONDICIONES DE LA PRUEBA

Personas a bordo:     5

Combustible: 25%

Agua:  50%

Estado de la mar:      Rizada a marejadilla, y viento fuerza 4.

 

 

Pardo 50