Imatge de portada

Barcos / Pruebas a Motor

<< VOLVER

Selva SD 6.2 Cabin, todo son ventajas

15/03/16

La Selva SD 6.2 Cabin es un producto que además de ofrecer todas las garantías de una marca de notable solvencia, brinda unas posibilidades de polivalencia y uso poco habituales en este tamaño. Con un motor Selva de 115 Hp, es capaz de mantener un régimen de crucero muy confortable y económico. LUIS BOSCH

A-SelvaSD6.2Cabin

Las embarcaciones Selva se benefician de su oferta en pack como los motores de la misma marca. Sin embargo, conviene saber que las ventajas de este con junto barco-motor están que la embarcación está construida por la firma italiana Saver, marca italiana con larga experiencia en este tipo de esloras. Por lo tanto, nos encontramos ante un producto con todas las garantías.

Estable, cómoda y con una bañera bastante espaciosa, la SD 6.2 presenta una estética actual, de corte italiano.

Estable, cómoda y con una bañera bastante espaciosa, la SD 6.2 presenta una estética actual, de corte italiano.

La Sun Deck 6.2 Cabin se encuadra en un programa de deportiva familiar, espaciosa, bien proporcionada y dotada de una cabina sorprendente por sus dimensiones. Pero, además, disfruta de unas formas de obra viva que le permiten un fácil planeo y una notable agilidad con el Selva115 XRS que, según la firma, en realidad se trata en realidad de un motor de 130 Hp, aunque las especificaciones indiques 115 Hp, por lo que descubrimos más ventajas ocultas.

La proa dispone de un buen pozo de anclas, con balcón abierto y la correspondiente roldana.

La proa dispone de un buen pozo de anclas, con balcón abierto y la correspondiente roldana.

Cubierta y bañera
La distribución de la Selva SD 6.20 Cabin es la tradicional de una embarcación sundeck, es decir, con consola central y toda la cubierta de proa ocupada por un solárium elevado sobre la cabina. Es una distribución simple pero cumple bien con su cometido ya que el solárium de proa es un verdadero solárium, bastante espacioso, y la cabina, sorprendentemente, está muy bien dimensionada, y es bastante grande, dentro de lo que cabe, claro está.

La popa a estribor se aprovecha como plataforma de baño, con la escala escondida en su cofre.

La popa a estribor se aprovecha como plataforma de baño, con la escala escondida en su cofre.

La proa queda protegida por pasamanos altos y, delante, el cofre con la tapa sin cierre, se complementa con la roldana y dos cornamusas bien dispuestas.
Tras la consola de gobierno y el banco biplaza del piloto, el espacio que queda libre delante del banco de popa admite el montaje opcional de una mesita. Sin embargo, está muy bien el mueble de servicio que se descubre al levantar el asiento del piloto, ya que aparece un gran cofre que sirve de nevera de hielo y un lavamanos. Suponemos que opcionalmente, se puede colocar un pequeño hornillo.

Toda la proa queda ocupada por el solárium, con una gruesa colchoneta.

Toda la proa queda ocupada por el solárium, con una gruesa colchoneta.

Para el acceso a popa hay una pequeña puerta a estribor que da a la semiplataforma de baño, con su respectiva escala de baño. La ducha es opcional, así como el sistema de agua dulce a presión. La maniobra de amarre por popa es fácil, ya que las cornamusas están cerca de la bañera.
En general un espacio abierto muy bien distribuido, ergonómico, con bastantes detalles, como las guanteras laterales y un nivel de acabados en fibra notable.

Bajo el asiento del piloto se esconde un gran cofre que puede hacer de nevera de hielo y el lavamanos.

Bajo el asiento del piloto se esconde un gran cofre que puede hacer de nevera de hielo y el lavamanos.

Puesto de gobierno
El asiento doble es fijo, con un respaldo sólido y ubicado a la distancia correcta del volante, de forma que se puede gobernar de pie con total comodidad. No obstante, echamos en falta un reposapiés y, sobre todo, una palanca más suave y con el pulsador del power trim por la parte interior, como debe ser, y no por la parte de estribor, ya que resulta muy incómodo manejarlo.

El panel acoge los indicadores del motor Selva y queda protegido por un alto parabrisas con el pasamanos de inox, pieza muy útil para agarrarse navegando a altas velocidades.

El panel acoge los indicadores del motor Selva y queda protegido por un alto parabrisas con el pasamanos de inox, pieza muy útil para agarrarse navegando a altas velocidades.

La consola está bien y reparte los dos indicadores del motor Selva, dejando espacio para el compás en la parte superior y los interruptores y la radio VHF debajo. El volante de inox está bien y también en parabrisas con el contorno de inoxidable, muy útil para agarrarse. Añadiríamos una guantera en la parte superior, junto a la consola, o debajo, a la altura de las rodillas, como se hizo con la unidad que navegamos.
Puesto bien protegido y bien diseñado para navegar a 30 nudos confortablemente.

El asiento fijo está bien ubicado con respeto al volante, por lo que la conducción de pie resulta cómoda.

El asiento fijo está bien ubicado con respeto al volante, por lo que la conducción de pie resulta cómoda.

Interiores
La cabina es básica, tal como corresponde a una eslora de este tipo, siempre más útil con un buen espacio de estiba que como un camarote propiamente dicho. Sin embargo, es un espacio que con sus correspondientes colchonetas puede formar una litera para pernoctar dos personas cómodamente. La entrada depende de una puerta de dos piezas que, dejando abierta la parte superior, queda una buena escotilla para respirar.

La cabina de proa es mayor de lo que en un principio cabe esperarse en este tipo de esloras.

La cabina de proa es mayor de lo que en un principio cabe esperarse en este tipo de esloras.

Debajo de las literas se hallan buenos cofres de estiba, y no faltan dos puntos de luz, además de los estantes laterales.
Cabina correcta, sin pretensiones, pero que ofrece más de lo que cabe esperarse en este tipo de esloras.

Navegación y conclusiones
La Selva SD 6.2 Cabin navega bien. Con el 115 Hp es capaz de alcanzar los 30 nudos de punta, velocidad que está más que bien para esta eslora; y puede mantener un régimen e crucero en torno a los 21 nudos con todo confort y un consumo muy comedido. El barco, a pesar de tener la dirección mecánica y la palanca de gas por cable, la segunda un poco dura, se comporta de forma muy marinera, agarrándose eficazmente en los virajes bruscos a alta velocidad y cortando bien la ola. Si bien tuvimos una mar bastante aceptable, había el suficiente oleaje para comprobar las cualidades de la obra viva. Planea en solamente 4,5 segundos, y en 9 más se pone a su velocidad límite, por lo que la potencia de 115 Hp es más que adecuada para este barco, que se comporta como una verdadera deportiva.

Con un Selva de 115 Hp, la SD 6.2 Cabin se comporta excelentemente, pudiendo alcanzar los 30 nudos de punta o manteniendo un crucero económico de algo más de 21 nudos.

Con un Selva de 115 Hp, la SD 6.2 Cabin se comporta excelentemente, pudiendo alcanzar los 30 nudos de punta o manteniendo un crucero económico de algo más de 21 nudos.

Entre los ajustes pendientes nos hubiera gustado que el motor fuera montado un poco más bajo, ya que con giros de 360 grados la hélice tomaba aire incluso con el trim metido totalmente abajo. Basta con bajar un par o tres centímetros el motor para evitar esto —tal como nos confirmó Náutica Javier Alcarria, de Grao de Castellón, responsable de la puesta en el agua de esta unidad—.
Finalmente recordar las ventajas de este conjunto barco-motor, ya que pertenecen a la misma marca por lo que se benefician del precio en pack ofrecido por el importador, Yanmar Ibérica. La SD 6.2 Cabin se ofrece siempre con motores Selva: con un Marlin 100 XSR de 100 Hp, sale por 30.527 euros; con el Tarpon 115, 31.963 euros; y con el Whale 150, 35.248 euros (precios sin IVA).

La Selva SD 6.2 cabin es un modelo muy bien adaptado a la navegación deportiva y familiar que, con el 115 Hp tiene su potencia ideal.

La Selva SD 6.2 cabin es un modelo muy bien adaptado a la navegación deportiva y familiar que, con el 115 Hp tiene su potencia ideal.

Modelo interesante por su precio en pack, con la garantía de una buena marca como es Selva .Poco más se puede pedir en esta eslora
Modelo bien concebido, a un precio razonable, con un diseño actual y que ofrece las garantías de una marca de gran solvencia como es Selva.

A destacar
+ Buena navegación y potencia bien adaptada con 115 Hp.
+ Acabados más que correctos.
+ Buena polivalencia de uso, deportivo y familiar.

A mejorar
– La palanca de aceleración con el power trim por fuera.
– Mejoraría con un reposapiés y una guantera el puesto de gobierno.
– Motor montado un poco alto en la unidad probada.

Características
●Eslora total: 6,15 m
Manga: 2,48 m
Desplazamiento: 900 kg (sin motor)
Gama de motorizaciones: un fueraborda de hasta 150 Hp
Capacidad de combustible: 160 l
Capacidad de agua: 50 l
Plazas: 7
Categoría de navegación: C
Importador: .Yanmar Equipment Ibérica ,
Precio: 32.232 euros, con un Selva Tarpon EFI 115 XSR LPT de 115 Hp y sin impuestos.

Motor
●Marca y modelo: Selva Tarpon EFI 115 XSR LPT
Potencia: 115 Hp (84,6 kW)
Tipo: 4 tiempos inyección electrónica
Cilindros: 4
●Cubicaje: 1.741 cc
●Rpm máx.: 6.000
●Peso: 189 kg
Precio: 11.902 euros (sin IVA)

Selva SunDeck 6.2 Cabin
115 Hp Selva Tarpon EFI 115 XSR LPT
Rpm nudos
700 – 1,4
1.000 – 3,1
1.500 – 4,7
2.000 – 6
2.500 – 6,7
3.000 – 7,9
3.500 – 12,5
3.600 – 15
4.000 – 20,3
4.500 – 23,2
5.000 – 25,8
5.500 – 27,6
5.700 – 28,6
5.900 – 30

Tiempo de planeo: 4,5 segundos
Aceleración de 0 a máx.: 14 segundos
Autonomía: en torno a las 140 millas a régimen máximo.

CONDICIONES DE LA PRUEBA
Personas a bordo: 3
Combustible: 80%
Agua: 25%
Estado de la mar: rizada y de fondo y brisa

VÍDEO

GALERÍA

11-SelvaSD6.2Cabin 5-SelvaSD6.2Cabin