Imatge de portada

Barcos / Pruebas a Motor

<< VOLVER

Starfisher Cancún 260 Open, el triunfo del espacio

9/09/13

Es una de las novedades 2012 de la firma gallega Starfisher. Una Open dotada de una amplia bañera gracias a la manga de casi tres metros, y con unos interiores sorprendentes por su habitabilidad. LUIS BOSCH

Exteriores bien planteados, tanto en la bañera como en la proa,perfectos para un barco de verano o mediterráneo.

El astillero Starfisher dispone de un amplio catálogo de esloras de los más variados programas, pero con un denominador común, como es el buen diseño de carena. Hay modelos con mayor eslora en los que los compromisos de habitabilidad no son tan forzados, pero en otros como en esta 260 Cancún, que se ofrece en las versiones Cabin y Open, el ingenio para obtener buenos espacios dentro y fuera, ha quedado demostrado. Es un barco en el que el aspecto de la habitabilidad interior representa uno de los puntos fuertes del producto. A ello se une un buen diseño en general, a pesar del excesivo francobordo, con una bañera bien distribuida, y con los suficientes detalles de serie, aunque en la lista de opcionales figuren quizás demasiados equipos.

Cubierta y bañera

Lo interesante en este modelo es la forma de cómo se ha planteado la bañera. La disposición de la dinete, el mueble de servicio, el largo diván y el puesto de gobierno se integran en una planta en la que el paso desde la bañera hasta la cabina queda totalmente libre y con una anchura realmente notable. Es por esto que la buena manga de este barco, nada menos que tres metros en un barco de siete metros y medio de eslora, beneficia enormemente tanto el espacio de la bañera como de los interiores.

La plataforma de baño, que opcionalmente admite un suplemento para prolongarla, queda integrada en el casco y dispone de lo necesario, como es un gran cofre en el espejo, la escala de baño, la ducha y un acceso directo —con puerta— a la bañera. La teca aquí es opcional, como en cualquier otra parte del barco.

El solárium de proa puede acomodar a dos personas.

La dinete es espaciosa, y una mesa en torno a un sofá en forma de U a estribor puede acomodar fácilmente hasta seis personas. Adosado a éste, el respaldo del asiento doble del puesto de gobierno, completa la banda de estribor en la bañera.

A babor, el mueble de servicio admite una nevera en la parte inferior, y hace las funciones de bar o cocina exterior. El diván, en la misma banda, es largo y bastante ancho, pudiendo complementar el solárium de proa, aunque se echa en falta un pasamanos para quien lo ocupe. Y, finalmente, los pasos laterales, que parten desde la plataforma integrada de popa y cumplen con su anchura correcta, además de contar con una buena protección.

La bañera sabe aprovechar la buena manga de este barco, de casi tres metros.

La maniobra de proa está bien diseñada, con un buen pozo de anclas, balcón abierto, buenos herrajes y roldana, aunque el molinete es opcional. La cubierta de proa, con la escotilla cenital que airea y da luz al interior, admite dos colchonetas de solárium.

Exteriores bien planteados, tanto en la bañera como en la proa, perfectos para un barco de verano o mediterráneo, que además se puede convertir en un crucero de toda temporada con la adopción del arco de radar y las lonas correspondientes. No estaría de más un toque de color para romper con el excesivo blanco que domina en toda la bañera.

 

Puesto de gobierno

Bien, cómodo, con perfecta visibilidad, protegido y apto para dos personas. Un parabrisas frontal de una sola pieza protege adecuadamente además de no estorbar en la visión frontal, como ocurre a veces en otros barcos similares. El asiento, fijo, es ancho, para dos personas y aunque falta un reposapiés para el piloto, la ubicación del volante y la palanca de aceleración electrónica del Mercruiser, son correctas. La consola es sobria, de diseño bastante simple, pero con espacio en el panel frontal para instalar una pantalla multifunción. Dispone de un asidero lateral y la relojería del motor se reparte facilitando su lectura.

El volante con un diseño en el que la fibra de carbono le otorga el carácter deportivo, se complementa con el compás en la parte superior, el cuadro de interruptores y la hélice de proa, un opcional siempre útil cuando de trata de un barco monomotor. Los flaps son otro accesorio del que no prescindiríamos en este barco.

Interiores

Es seguramente lo mejor de este barco: la habitabilidad. La altura bajo baos, la amplitud interna, la simple pero bien aprovechada distribución de los distintos elementos que componen la cabina, y las posibilidades que ésta ofrece de transformación en la proa, hacen de este barco un crucero más que atractivo. Dispone de una zona delantera con una dinete que puede acomodar hasta seis personas, y que se transforma en litera doble con facilidad. Es espacio central de la cabina reparte a uno y otro lado, la cocina y el aseo independiente. Y la parte posterior, bajo el piso de la bañera, queda destinado a una gran cama doble tipo conejera. No faltan rincones para estiba, y la altura, repetimos, es más que notable, ya que casi alcanza el metro ochenta.

La litera de popa ofrece dos buenas plazas. Cuenta con un portillo de ventilación.

La cocina equipa fregadero de inox, con varios espacios de estiba, nevera y una superficie para colocar un fogón. Es gabinete independiente del aseo alberga un inodoro marino, con un lavabo con ducha. Un portillo da ventilación a este espacio.<

La zona de proa, con una dinete convertible, añade dos plazas para pernoctar.

 

Si bien los interiores disfrutan de un volumen extraordinario y buena estiba (armarios) hay un par de aspectos que el astillero podría reconsiderar: el añadido de un par de portillos más en las amuras para ganar en luz y aireación naturales; y el evitar la moqueta, que no es retirable, y sustituirla por un suelo de fibra o de madera, o de imitación a madera, o de lo que sea mientras que no sea una moqueta clara y fija. Nada práctica.

Cabina bien resuelta, ideal para el crucero con cuatro personas, y que realmente cumple con las expectativas de un barco de esta eslora, aunque, como hemos apuntado, puede mejorar con un par de portillos para ganar al menos en luminosidad natural.

Navegación y conclusiones

Tres redanes laterales convergen en un acentuada V de proa. Un casi exagerado francobordo, por otra parte, se compensa por un diseño estilizado en el perfil del parabrisas y el toque de unas líneas en el casco. No obstante, el casco de esta 260 navega bien, y más estable de los que a primera vista puede parecer, ya que con un solo motor (en la lista de precios solamente figuran potencias dentrofueraborda a gasolina) ofrece prestaciones más que respetables. En un principio se ofrecían los 220 Hp, pero es evidente que con este motor el barco va muy escaso de potencia. En la prueba navegamos con un 260 Hp, con un Mercruiser MPI y cola Bravo 3, y en realidad los resultados, sin ser sobrados son correctos. Una velocidad punta de 33 nudos a 5.000 rpm está muy bien, y un régimen de crucero de unos 26 nudos a 4.500 rpm también es más que aceptable. Por el contrario, una salida en planeo en 13 segundos nos parece demasiado tiempo, así como los 25 segundos para llegar a los 33 nudos de punta. De todos modos, es una potencia aceptable aunque nada excesiva, si bien el astillero ofrece otras alternativas (siempre monomotor y gasolina) hasta los 320 Hp.

Los 33 nudos de punta con el Mercruiser de 260 Hp son una buena marca para esta eslora que disfruta de un gran diseño de carena, ágil y marinero.

La Cancún 260 Open se comporta bien, especialmente cuando las condiciones de mar son adversas. Es un barco seco, que corta bien la ola y que es muy sensible a la dirección, capaz de virar con rotundidad en un arco muy cerrado. No obstante, no estaría demás que para ayudar al trimado de la cola, se incorporaran flaps para asentar mejor el casco con oleaje de costado.

Por lo tanto, un notable en navegación que se podría mejorar con algo más de potencia y unos flaps haciendo honor a su vocación deportiva.

El astillero ofrecía antes este barco con Mercruiser de 220 Hp 4.3 MPI de 220 Hp (que salía por 53.990 euros) pero era muy poca potencia, y ahora en la lista de precios (sin impuestos) figuran solamente los dentrofueraborda a gasolina: Mercruiser 5.0 MPI 260 Hp Bravo 3, 60.885 euros; Mercruiser 377 Magnum 320 Hp Bravo 3, 63.910 euros; Volvo Penta 5.0 GXIE EVC 270 Hp DPS, 61.940 euros; y Volvo Penta 5.0 GXIE EVC 300 Hp DPS 63.070 euros.

Entre los opcionales el arco de radar, por 2.200 euros; o la capota camper, por 3.473 euros (solamente adaptable con arco de radar); o las colchonetas de solárium de proa, por 995 euros; o la nevera en la bañera, por 940 euros; o el indicador de agua dulce, por 435 euros; o el toldo bimini para arco de radar por 2.180 euros, o el molinete de fondeo de 1.000 vatios, por 1.680 euros, son algunos de los elementos principales. Sin embargo, el astillero ofrece para este barco dos packs. Uno por 4.048 euros, que incluye el arco de radar, las colchonetas de proa, la lona de fondeo y el toldo bimini. Y otro que sale por 2.421 euros, y que abarca la extensión de la plataforma de baño, el cargador de baterías, la toma de muelle de 220 voltios y un inodoro manual con depósito de aguas negras.

A destacar

+ Acabados en general y distribución de la bañera
+ Habitabilidad interior espectacular.
+ Buena carena, estable y maniobrable.

A mejorar

– Falta un pasamanos encima del diván de la bañera.
– Se echa de menos un reposapiés para el piloto.
– Opcionales el molinete y las colchonetas de solárium.

FICHA TÉCNICA

Características

Eslora total: 7,65 m

Eslora de casco: 7,48 m
Manga: 2,98 m
Calado: 0,80 m
Desplazamiento: 3.600 kg
Gama de motorizaciones: un dentrofueraborda gasolina de 260 Hp a 270 Hp
Dep. Combustible: 330 l
Dep. Agua: 110 l
Categoría de navegación: B
Plazas: 8
Constructor: Starfisher 
Precio: 60.885 euros, con un motor Mercruiser 5.0 MPI 260 Hp Bravo 3, y sin impuestos.

Motor

Marca y modelo: Mercruiser 5.0 MPI 260 Bravo 3
Potencia: 260 Hp (191 kW)
Tipo: dentrofueraborda gasolina inyección
Cilindros: 8 en V
Cubicaje: 5.000 cc
Rpm máx.: 5.000
Peso:/span>433 kg

MOTORIZACION EN CASCOS DE PLANEO

Este gráfico nos permite apreciar si la potencia del motor Mercruiser 5.0 MPI de 260 Hp de la Starfisher Cancún 260 Open es la adecuada o si, por el contrario, está por encima o por debajo de la considerada óptima en función del coeficiente peso/Hp y la velocidad máxima alcanzada.

STARFISHER CANCÚN 260 OPEN

260 HP MERCRUISER 5.0 MPI 260 BRAVO 3

Rpm / nudos

600 / 2,3
1.000 / 4,1
1.500 / 4,9
2.000 / 7
2.500 / 7,8
3.000 / 8,5
3.400 / 14
3.500 / 16,5
3.700 / 18
4.000 / 23
4.200 / 26
4.500 / 26,5
5.000 / 33

 

Tiempo de planeo:
Aceleración de 0 a máx.: 25 segundos
Autonomía: en torno a las 140 millas régimen máximo.

CONDICIONES DE LA PRUEBA
Personas a bordo: 5
Combustible: 40%
Agua: 10%
Estado de la mar: marejadilla y viento fuerza 4 a 5.

GALERIA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VÍDEO