Imatge de portada

Barcos / Pruebas a Vela

<< VOLVER

Sunbeam 46.1, mucho más que lujo

25/10/19

Casi no pasa un año sin que alguno de los modelos que lanza este astillero austríaco esté entre los nominados a European Yacht of the Year. Lo ha estado en siete ocasiones y ganó el trofeo en 2008 con el Sunbeam 34.1. En esta edición ha vuelto a merecer el premio a mejor crucero de lujo del año con el Sunbeam 46.1, la mayor eslora de su catálogo. >> G. de Soler / Fotos: Bertel Kolthof/EYOTY

Sunbeam 46.1

El Sunbeam 46.1, de 14,89 metros de eslora total, competía en esta categoría con el Hallberg Rassy 57, de 18 metros y medio y 1.450.000 euros, y el Wauquiez 42 Pilot Saloon, de 13 metros y 410.000 euros. Ambos hubiesen podido ser los ganadores, y el jurado se las tuvo para decidirse por uno de los tres, ya que la calidad constructiva, el nivel de equipamiento y el lujo están fuera de duda en todos los candidatos. Pero solo podía ser uno y al final se impuso el barco austríaco.

Los pedestales inclinados dejan un excelente paso entre ellos pese al gran diámetro de las ruedas y montan consolas de gran capacidad.

Razones para ello no faltan. Es un modelo, como el resto de la gama, hecho atendiendo a los más elevados estándares de calidad, tanto técnica como constructiva, y con una absoluta flexibilidad a la hora de definir el barco de cada propietario, de forma que se trata de un verdadero velero semi custom. De hecho, la adaptabilidad y el contacto directo con el propietario a la hora de definir el barco y de todo el proceso constructivo es uno de los puntos fuertes que definen a este astillero. Detrás de ello hay nada menos que 180 años de experiencia de la familia Schöchl en carpintería —la casa fue fundada en 1883— y 65 años diseñando y construyendo yates.

Delfinera integrada para ancla y anclaje de asimétrico, enrollador y molinete bajo cubierta y cofre de velas. Solo el winche de ayuda al amarre opcional sobresale.

El concepto

El 46.1 es un crucero para largas distancias, con la mirada puesta en la seguridad, las prestaciones y la facilidad de gobierno, incluso en solitario y en cualquier condición de mar. Más adelante veremos cómo la organización de la maniobra responde a la perfección a este criterio.

La plataforma de baño es de apertura eléctrica e integra la escalera de baño.

Está laminado a mano con resinas de alta calidad, se construye con contramolde estructural para garantizar el aislamiento térmico y evitar las condensaciones y rejilla de GRP en el casco solidaria con la estructura, lo que le confiere una gran rigidez.  Los mamparos están laminados a la estructura en ambas bandas para crear un monocasco más rígido. Además, casco y cubierta están encolados y empernados y dispone de un mamparo de colisión en proa.

Bañera espaciosa, con bancos largos y cofres de gran capacidad bajo ellos. La mesa de doble ala permite acoger hasta a ocho personas.

Hay dos aspectos técnicos a destacar, importantes tratándose de un barco en el que su propietario hará muchas millas y vivirá a bordo muchos días: no hay ningún elemento tecnológico ni ningún cableado por debajo de las tablas del plan ni de la línea de flotación, y hay una sala técnica, a la que se llega desde la cabina de popa, que permite acceder a la timonería y que alberga el calentador, el depósito de presión de agua, el cargador y el inversor.

Una capota antirrociones montada sobre el parabrisas con marco de aluminio y el arco targa confiere protección a la parte de delantera de la bañera y los lados del tambucho.

El generador, por su parte, dispone de un espacio propio con bancada en un compartimento dedicado junto al motor. La quilla, con dos posibles calados de 2,20 y 1,90 metros es de fundición y está empernada además de que el casco cuenta con refuerzos laminados en esta zona, así como debajo de todos los herrajes de cubierta. El peso de la quilla representa entre un 34 y un 36% del peso total, lo que significa un bajo centro de gravedad y en consecuencia mayor estabilidad.

La escota de mayor continua a la alemana se reenvía bajo las brazolas hasta los winches de popa.

Cubierta segura y organizada

El aparejo es fraccionado con mástil de aluminio, la escota de la mayor a la alemana es continua para que se pueda trabajar desde ambas bandas y va anclada sobre el arco targa desde donde se reenvía por debajo de cubierta a los dos winches situados frente al timonel. Otros dos winches más a proa se destinan a las escotas de génova, asimétrico o código 0, y dos más a ambos lados del tambucho sirven a todos los cabos de drizas que corren también escamoteados bajo cubierta. Como debe ser y muchos olvidan, un último winche bien dimensionado ayuda a las maniobras a pie de palo.

La cubierta es plana y el tejadillo son planos y despejados y todos los cabos del palo corren escamoteados hasta el piano.

De serie la mayor es enrollable a palo con sables forzados verticales cortos y foque autovirante más código 0 o asimétrico, aunque admite cualquier otra configuración opcionalmente, con génova y trinqueta.

La posición al timón es cómoda y el winche de la mayor está bien al alcance del timonel.

La bañera es grande y sus bancos proporcionan suficiente espacio para cuatro personas a cada banda. La mesa central es fija y de alas desplegables. La parte frontal queda perfectamente protegida del sol, la lluvia y los rociones gracias al parabrisas rígido y a la capota antirrociones fijada al arco targa, mientras que, a popa, los dos pedestales de rueda que controlan una única pala de timón dejan un gran espacio de paso para acceder a la plataforma abatible de popa. Hay cofres bajo los asientos y otro de gran tamaño en popa y la plataforma, con escalera de baño integrada, es abatible eléctricamente de forma opcional.

El interior es clásico, elegante y con acabados de excelencia.

La del 46.1 es una cubierta muy plana a proa, con delfinera integrada para asimétrico o código cero, enrollador de génova bajo cubierta —pero no el molinete— y una gran escotilla que da acceso al cofre de velas.

Limpia, con anchos pasavantes, todos los cabos reenviados, una caseta de formas contenidas, el parabrisas con marco de aluminio y el arco targa, y una bañera cerrada y bien organizada, la cubierta no se aleja de los parámetros clásicos ni el diseño ha buscado modernidades que en muchas ocasiones solo benefician a la estética en detrimento de la funcionalidad. Es una cubierta segura, confortable, bien organizada y equipada, con el acastillaje muy bien dimensionado, y confortable, en la que nos sentimos seguros navegando, confiados en la maniobra y cómodos frente a una cerveza en el amarre.

 

Cocina de gran capacidad, como corresponde a un verdadero crucero de altura.

Interior: el lujo invisible

No se percibe al primer vistazo, pero está. De hecho, el astillero define al 46.1 como un crucero deportivo de lujo. Es el lujo del trabajo bien hecho, de los espacios ergonómicamente dimensionados, del mobiliario en su sitio, de la ausencia de superfluidades. Son las horas dedicadas a la creación de una maqueta para que todo responda a las especificidades de quien vivirá a bordo y el echo de no dar un barco por satisfactorio hasta la tercera unidad testeada. No en vano el astillero ofrece una revisión técnica gratuita del aparejo, el acastillaje y el casco tras la primera temporada, siete años de garantía del casco contra osmosis y diez años de garantía para la unión casco-quilla y casco-cubierta.

Mesa de cartas clásica, grande, con cajones y con espacio a la banda para electrónica y comunicaciones.

La madera del mobiliario puede ser teca o roble con tres capas de barniz natural y tanto bajo los asientos como en los cofres se ha prestado especial atención a la ventilación. El plan es de madera maciza y todos los elementos del interior son fácilmente alcanzables y desmontables, especialmente los componentes técnicos como las válvulas, que están perfectamente organizadas e identificadas.

Excelente altura interior y visión sobre el entorno, tanto de pie como sentados.

El salón es luminoso gracias a las ventanas del casco y de la caseta y está organizado de forma tradicional, con un sofá en L en torno a una mesa con botellero a babor, y la otra banda compartida entre el sofá y la mesa de cartas, con una buena superficie que admite una pantalla de buen tamaño si se desea, tres grandes cajones y espacio a la banda para la electrónica, las comunicaciones y el panel de fusibles. La cocina es también la de un crucero para viajes largos, en U, con estiba por doquier, buena superficie de trabajo y buena capacidad de frío con refrigerador de 140 l (opcional) y nevera de 120 l.

Hay cajones bajo los bancos y repisa tras ellos, así como armarios altos. La mesa tiene botellero central y los cofres están ventilados.

Por su parte, las cabinas son grandes, especialmente la del propietario, con cama central, luminosas y bien ventiladas, y nada en ellas desmerece el conjunto en cuanto a acabados. El astillero ofrece una única distribución, aunque bajo demanda es posible realizar las modificaciones que pida el propietario.

La cabina del propietario, con cama central, es una perfecta muestra de la calidad en el trabajo de la madera.

Los acabados son tradicionales, sobrios y elegantes, con una carpintería de excelencia, en que se ha cuidado cada esquina, cada unión, cada cierre y cada superficie en aras a la durabilidad, la solidez y la ausencia de movimientos y crujidos. No hay duda que los 389.000 euros de partida están justificados en cada detalle, aunque algunos opcionales, tratándose de un barco de lujo deberían incluirse en el precio base, en pack, aunque supusiesen un ligero aumento como la capota antirrociones para el parabrisas, la teca, el doble asiento en el salón, la ducha exterior o los wc eléctricos, e incluso la teca en cubierta.

 

La cabina de popa recibe luz de la ventana del casco y ventila a cubierta por dos escotillas.

Estabilidad y control

Navegamos este 46.1 con un viento de unos ocho nudos, que nos permitía navegar con gennaquer a 6,2 y ceñir a 45° a 5,5 nudos con el génova. Hubiésemos deseado más viento, pero lo compensamos con u n par de horas largas a la rueda que nos permitieron disfrutar de un velero con un timón sensible y equilibrado, que no demanda esfuerzo continuado, cosa que agradecerá también el piloto automático, y con una elevada relación lastre/desplazamiento y unas formas de casco que le dan una gran estabilidad. Uno siente la eficacia del casco al pasar la ola e intuye cual sería su comportamiento con mayor viento y mar.  La posición al timón es muy cómoda y la maniobra está bien situada, de forma que se gobierna con facilidad. El acastillaje está sobredimensionado, todo es robusto, no hay crujidos y uno se mueve por la bañera y la cubierta con seguridad y sin tropiezos. No cabe duda que todo se ha estudiado al milímetro y nada en la distribución se ha dejado al azar.

El 46.1, con casco en formas con una gran relación lastre/desplazamiento que le da estabilidad, admite todas las opciones de aparejo: génova, foque autovirante, trinqueta, asimétrico y código 0.

En definitiva, un enorme crucero, no por eslora sino por concepto, de líneas contenidas y elegantes, clásico en concepto y moderno en tecnología, maniobra y organización y con un interior armónico, bien distribuido y excelentemente acabado.

 

Características

Eslora total: 14,89 m

Eslora de casco: 13,99 m

Eslora de flotación: 12,87 m

Manga: 4,45 m

Calado: 2,20/1,90 m

Desplazamiento: 13.198/13.367 kg

Lastre: 4.551/4.720 kg (34,5/35,8%)

Motor: Volvo Penta 75 Hp (55,9 kW) / 120 Hp (opcional)

Capacidad de combustible: 360 l

Capacidad de agua: 550 l

Sup. vélica en ceñida: 111,5 m2

-Mayor: 57,5 m2

-Génova: 54 m2

Constructor: Sunbeam Yachts,

Importador: Barcos Singulares, 

Precio: 389.000 euros sin impuestos

 

Sunbeam 46.1 planos cubierta

 

 

Seguro METROmar-Fiatc

Prima del seguro básico a terceros: 206,74 euros

Incluye, responsabilidad civil obligatoria y voluntaria; defensa y reclamación de daños; y asistencia marítima.

 

FOCO EN

BORDA ALTA
La regala alta y los pasillos anchos confieren un plus de seguridad y comodidad en los desplazamientos a y desde proa.

DETALLES QUE CUENTAN Reposapiés ajustable, tirador en la tapa del cofre, repisa bajo la tapa del cofre del gas y sólidos pasamanos en las consolas.

GRAN COFRE Se agradece el gran cofre a popa que permite estibar la cabuyería y aquello que necesitamos tener siempre a mano.

ESCALA INTEGRADA La escalera de baño se recoge en un cofre hecho a medida en la plataforma de baño y de despliega en dos movimientos.

GUARDACABOS A los pies del tambucho un cofre mantiene la bañera libre de los cabos de la maniobra de palo. La puerta es de guillotina.

CARPINTERIA DE SIEMPRE Maderas macizas, cantos en forma, uniones ensambladas en encaje rectangular… Un mobiliario hecho para durar.

 

La opinión de N&Y

Diseño

+ Parabrisas y arco targa.

+ Espacio técnico a popa.

+ Organización de la bañera.

+ Calidad y detalles de la carpintería.

+ Espacio tras los timones.

+ Plataforma de baño.

 

Habitabilidad

+ Cabinas altas y luminosas.

+ Verdadera cocina de altura.

+ Mucha capacidad de estiba.

– Mesa del salón mejorable.

 

Maniobra

+ Opciones de aparejo.

+ Posición de los winches.

+ Delfinera de proa.