Imatge de portada

Barcos / Pruebas a Motor

<< VOLVER

Windy Dubois SR 52 Blackbird, la gran superténder

18/06/14

Windy  es una marca de renombre internacional, y en su completa gama de embarcaciones de crucero y deportivas, tiene dos ténders de alto nivel de polivalencia. Sin embargo, el más especial es el SR52, una obra maestra tan espectacular en su imagen como en su forma de navegar. LUIS BOSCH

La calidad de esta superténder, además de saltar a la vista en este singular y elegante diseño de Windy y Ed Dubois, también está oculta en la construcción, realizada mediante infusión de resina al vacío, la adopción de sándwich con núcleo de Divinycell, es decir, que representa la máxima rigidez y resistencia con el menor peso.

La Windy Dubois SR 52 Blackbird es una embarcación excepcional. Con dos años de vida en el mercado, esta eslora se puede clasificar dentro del segmento de los ténders para grandes megayates. Es una open elegante, con alto grado de personalización, que puede adoptar una cabina a proa, o solárium completo, o incluso un garaje en popa para un tender de casi tres metros.

Los opcionales y las versiones son interminables combinando todas las posibilidades de personalización, color de casco, configuración de cubierta, cabina, equipamientos y hasta motorizaciones. En efecto, si bien de serie se ofrece con tres IPS600 de 435 Hp, existe la posibilidad de montar transmisiones con hélices de superficie Arneson.

La exclusividad y la calidad se reducen en este modelo, que lleva producidas nueve unidades hasta finales de 2013, y cuyo precio, por encima del millón largo, también contribuye a ensalzar esta joya única.

 

Cubierta y bañera

La plataforma integrada al mismo nivel de la bañera puede adoptar una pasarela telescópica.

En la SR 52 la amplitud es total. La cubierta, que según las preferencias del cliente admite diversas configuraciones, distribuye una bañera a proa con un banco frente a la consola, el puesto de gobierno protegido por el T top, la cocina exterior tras los asientos del piloto y acompañantes, y la dinete y solárium complementando la plataforma de baño en la zona de popa. Si se desea, la zona delantera se puede construir formando un solárium completo, cubriendo todo el triángulo de proa; o de lo contrario, se puede dejar libre respetando el espacio de la bañera. Un punto interesante en la proa es el sistema de ocultación del ancla, que la esconde perfectamente en un pozo hecho a medida, donde hay un soporte que la fija, además del molinete eléctrico.

La zona posterior es un lujo en este barco, tanto por la amplitud de los pasos laterales, como por las posibilidades de la plataforma y las numerosas configuraciones de la dinete. Dependiendo de las preferencias, el astillero propone una dinete con mesa complementada por el solárium, o una zona totalmente cerrada por bancos con una gran mesa central. Aunque, desde luego, el espacio del solárium es de unas dimensiones muy notables, y se complementa con un cofre de estiba junto a la plataforma que permite guardar cabos o accesorios personales para el baño.

La zona de popa presenta una dinete muy cómoda complementada por el enorme solárium.

 

Todo el contorno del barco va reforzado por un bordón de caucho especial, propio de los grandes ténder para protegerse de los golpes cuando se abarloan al superyate. También se puede montar la escala lateral lollipop, denominada así por los palos barandilla que salen de la boda, similares a la imagen de los caramelos de palo, o chupa chups.

En definitiva, un barco con una zona abierta extraordinaria, ya que en este tamaño de eslora pocas veces el mercado ofrece modelos totalmente abierto, con tantos detalles y de tal calidad, como la teca, la cocina, el sistema de solárium de popa, los cofres repartidos por todo el piso, y un largo etcétera.

Puesto de gobierno

En esta superténder el confort a bordo viene dado por los amplios espacios disponibles, la calidad de los materiales y la ergonomía de la distribución. Pero si algo especialmente destacable en este sentido es el puesto de gobierno, con tres plazas individuales —con asientos de dos posiciones—, y un reposapiés que se desplaza lateralmente hasta cubrir la entrada de la cabina. El parabrisas con un pequeño deflector en la parte superior, favorece una protección perfecta y, para quienes deseen mayor cobertura, la Blackbird se ofrece también con la consola semicerrada, tapando los laterales; o totalmente cerrada, formando prácticamente una cabina con la consola. La ergonomía en este puesto, condicionada por los confortables asientos monoplaza, es perfecta, así como la visibilidad, que es total.

Interiores

Discreta o deportiva. La cabina, igual que el resto del barco, admite un alto grado de personalización.

En este caso, como en las unidades producidas hasta el momento prácticamente no hay dos iguales. El armador puede escoger entre un sinfín de maderas, tapicerías y materiales para configurar una cabina totalmente a su gusto. Sin embargo Windy ofrece dos posibilidades básicas: una en la que la cabina se prolonga ocupando hasta la misma proa, dejando la cubierta sobreelevada delante; y otra más corta, en la que se respeta la bañera delante. En cualquiera de los dos casos no falta un aseo completo y una dinete convertible en litera para dos personas. Fibra de carbono y colores vivos determinan la decoración para los amantes de gustos más atrevidos y deportivos; y maderas en tonos claros con tapicerías más suaves, para quienes prefieran una decoración más discreta y elegante.

En la cabina la fibra de carbono y los colores vivos otorgan un carácter más atrevido.

 

Navegación y conclusiones

Navegar con relativas buenas condiciones de mar y viento siempre es un placer, sobre todo cuando las dos palancas electrónicas metidas a fondo de los tres IPS600 Volvo Penta nos permiten alcanzar los 44 nudos de punta. La sensación es única. Los tres pods IPS son la opción estándar para este modelo, y en realidad es un matrimonio perfecto. A ello se añaden dos sistemas de ayuda a la navegación, uno propio de los IPS, como el joystick de maniobra —que en este caso cuenta con el apoyo de una hélice de proa (que puede ser retráctil o de túnel)—, y otro de trimado automático de la firma Humphree, de alta eficacia, y que es nada menos que el que adopta Volvo Penta en sus nuevos puestos de gobierno integrados Glass Cockpit.

La proa con la roda vertical y las afiladas líneas de agua proporcionan una navegación excepcional a esta eslora de 52 pies.

Los Humphree —estabilizadores de tipo guillotina ubicados en el espejo de popa— pueden mantenerse activados con el fin de ganar en confort durante la navegación. Entre otras acciones ayudan en la salida en planeo, asientan el barco debidamente durante la navegación, ya sea con mar de proa o de costado, o limitan la escora del barco en virajes muy cerrados a altas velocidades. Por ejemplo, navegando por encima de los 40 nudos en un viraje cerrado pasamos de una escora de 5,5 grados con los flaps desactivados a  solamente 2 grados cuando los activamos.

Sin embargo, con buena más con hay que activarlos. La SR52 sale en planeo en solamente 6 segundos (recordemos que son 11 toneladas de barco) y se pone a 44 nudos en 10 segundos más.

La SR 52 es un diseño muy especial, con una proa de roda vertical y arrufo, lo que la convierte en un barco sumamente seco y planeador al mismo tiempo.

Sobresaliente en navegación con un timón de eficaz y rápida respuesta, que deja notar el trabajo los tres IPS, por otra parte acordes al carácter deportivo de este impecable diseño de carena. En definitiva, un modelo de gama alta, acorde al prestigio de la marca y a la exclusividad de su precio.  La unidad probada, full equip, con todo lo imaginable, cubierta de teca y todos los accesorios necesarios en un barco de este nivel, sale aproximadamente por  1.300.000 euros, sin impuestos; y el precio base del barco con los IPS, por unos 150.000 euros menos.

A destacar

+ Construcción y diseño sobresalientes.
+ Potencia y motorización con IPS ideal para este barco.
+ Capacidad total de personalización, con muchas posibilidades.

A mejorar

-El tipo de anclajes para las defensas por el exterior es poco práctico.
-En la unidad navegada la cabina es demasiado sencilla.
-Precio tan exclusivo como el barco.

Características

Eslora total:  16,10 m
●  Manga: 4,50 m
Calado: 1,10 m
Desplazamiento: 11.000 kg
Gama de motorizaciones: 3×435 Hp Volvo Penta IPS600  
Capacidad de combustible: 2.300 l
Capacidad de agua:  240 l
Diseño: Ed Dubois / Hans Jørgen Johnsen
Constructor: Windy Boats
Importador:   Nautic Luis
Precio: a partir de 1.155.000 euros, con dos IPS600 y sin impuestos.
Motores

Marca y modelo: Volvo Penta IPS600 D6
●  Potencia: 435 Hp (320 kW)
Tipo:   pod turbodiésel inyección directa
Cilindros: 6 en línea
Cubicaje: 5.500 cc
Rpm máx.:    3.500
●  Peso: 901 kg

Windy Dubois SR 52 Blackbird

3×435 Hp Volvo Penta IPS600

Rpm                nudos              consumo l/h por motor

600                  4,9                   1,7

1.000               8,8                   4,2

1.500               13,5                 12

2.000               21,5                 23

2.500               29,2                 36

2.800               33,5                 45

3.000               36,8                 55

3.500               44                    84

 

Tiempo de planeo:   6 segundos
Aceleración de 0 a máx.:     16 segundos
Autonomía:   en torno a las 570 millas a régimen de crucero de 33,5 nudos.

CONDICIONES DE LA PRUEBA

Personas a bordo:   4
Combustible:            15%
Agua: 75%
Estado de la mar:     rizada y de fondo con brisa.

GALERÍA

 

 

 

 

 

 

Más fotos en Flickr Windy Dubois SR 52 Blackbird

 

VÍDEO