Imatge de portada

Equipo / Equipamiento

<< VOLVER

El molinete eléctrico, nociones básicas

20/08/20

Por lo general figura en el listado de opcionales de la mayoría de embarcaciones con menos de diez metros de eslora, aunque casi siempre es un indispensable a bordo. M.d S.

Hay molinetes de perfil bajo que pueden ir totalmente empotrados o dejando sobre cubierta el barbotén.

Normalmente en las esloras de cierto porte el molinete eléctrico es el mejor aliado, sino el único, para realizar las maniobras de fondeo con seguridad y sin esfuerzo físico.

Este potente equipo ayuda a echar e izar el ancla, agarra la cadena y el cabo ajustándose bien, y se puede controlar tanto desde la misma proa con el pie, mediante un mando a distancia o de un pulsador instalado en el panel del puesto de gobierno.

Por lo general, se instala en la misma proa, aunque en las embarcaciones nórdicas es corriente verlo instalado en la popa.

Puede ir montado a la vista, sobre la cubierta, semiempotrado o totalmente oculto en el pozo de anclas. Sin embargo, la instalación del molinete eléctrico exige respetar ciertas reglas, tales como el alineamiento entre el mismo molinete y el escobén, que no debe exceder de un metro, y debe contar con un pozo de anclas lo suficientemente voluminoso para que la cadena se pueda guardar y largar libremente.

Un molinete puede contar con solamente barbotén o con barbotén y tambor.

La potencia del molinete viene expresada en vatios, y su tamaño y potencia dependerán de la eslora y el desplazamiento del barco. Puede oscilar entre los 500 vatios para las esloras más pequeñas hasta 1.500 vatios para los barcos de más de 15 metros.

En el mercado tenemos dos tipos básicos de molinetes: los de eje vertical y los de eje horizontal.

La diferencia principal depende de su situación al nivel del eje de barboten. En un molinete vertical el barboten trabaja horizontal; y en un molinete de eje horizontal, lo hace en vertical. Los molinetes de eje vertical tienen mayor difusión, y son más fáciles de instalar, tanto dentro como fuera, además de poseer una mejor tracción.

Un molinete está compuesto básicamente de un barbotén, una rueda dentada a la que se adaptan los eslabones de la cadena de fondeo y un tambor para cabo,  aunque cada modelo suele estar disponible en ambas versiones: con perfil bajo solo con barbotén o con barbotén y tambor. Hay que prestar atención al tamaño de los eslabones de la cadena ya que deben ser compatibles con los dientes del barbotén.

La mayoría de molinetes disponen de mando a distancia o botones de accionamiento en la misma cubierta.

El molinete es un equipo que exige bastante energía, por lo que resulta aconsejable accionarlo con el motor del barco en marcha. Con el fin de compensar este consumo de energía es recomendable contar con un alternador de 55 amperios como mínimo y una batería de 11 Ah. También hay que prestar atención a este equipo porque puede representar algún peligro, especialmente al acercar los pies o manos cuando está en funcionamiento, por lo que desgraciadamente con frecuencia ocurren accidentes relativamente graves.

Tras el fondeo, al izar el ancla, es importante asegurar la cadena con un grillete o mosquetón con el fin de que no se suelte durante la navegación.