Imatge de portada

Yacht Controller, nunca maniobrar fue tan fácil

18/09/13

La tecnología cada día nos proporciona más facilidades para navegar. El sistema Yacht Controller viene siendo desde hace años, uno de los mejores hallazgos para facilitar la maniobra, totalmente vigente, mejorado y más eficaz en su última versión. JAVIER ARTIAGA

No es nuevo, pero sí está muy renovado. Su funcionamiento básico es igual que hace casi una década, pero ahora el Yacht Controller adopta una tecnología más actual que le otorga mayor seguridad, eficacia y control con cualquier tipo de motores, hélices de proa y popa, y compatibilidad con la casi totalidad de los software de los fabricantes.

Dos son los aspectos más importantes de este sistema renovado: su vigencia, a pesar de que en el mercado han surgido otros sistemas de gobierno mediante joystick (que no pueden competir todavía totalmente contra el YC); y la incorporación de su avanzada tecnología electrónica y de software, que permiten una compatibilidad con todas las marcas de motores.

Nuevas aportaciones

Desde hace años el Yacht Controller cuenta con muchos adeptos. Primero, en sus inicios en 2004, fue el modelo Evo. En la actualidad existen dos modelos el Smart, que trabaja con una única frecuencia; y el Dual Band, que lo hace con dos. Este último modelo permite trabajar con hasta cinco canales en paralelo, es decir que quien lo manipule dispondrá de hasta cinco funciones distintas, de modo que el barco quedará bajo un control total. Hélice de popa, de proa, cada uno de los motores, molinete de ancla, así se puede combinar la actuación de cada propulsor para mover el barco como se desee. Vistas las diferencias de precio en el listado de tarifas, aconsejamos optar por el Dual Band, mucho más completo y recomendable si queremos tener un manejo total del barco y facilitar al máximo cualquier tipo de maniobra.

El mando Yacht Controller aporta ventajas sobre otros sistemas de maniobra, tales como su movilidad a bordo, su efectividad y las posibilidades de sus distintos canales de acción.

Elementos que integran el Yacht Controller: mando y unidad de recepción.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para adoptar el Yacht Controller al barco basta con instalar el módulo CPU, conectar los cables correspondientes, y el sistema se configura automáticamente. El Yacht Controller es compatible con todos los tipos de mandos electrónicos disponibles actualmente en el mercado, lo que ha supuesto un notable esfuerzo en la adaptación del software a cada una de las marcas.

 

Más fácil todavía

El Yacht Controller depende de dos elementos. El mando transmisor —cuyo diseño mejorado todavía está un poco lejos de resultar verdaderamente atractivo por estética y por ergonomía— que es como una caja de control de una tele pero algo mayor, lleva una serie de pulsadores con membrana de silicona que lo convierten en estanco (y además flota), que garantizan más de doscientas mil pulsaciones, y permiten trabajar simultáneamente los distintos propulsores, como por ejemplo las dos hélices laterales, o un motor y la hélice de proa, etc.

 

 

 

 

 

 

 

Y el segundo elemento del sistema es la unidad receptora, que transmite las órdenes del mando a distancia a cada uno de los dispositivos sobre los que actúa.

Cuando tenemos el mando en la mano, la forma del barco perfilada en la parte superior con los pulsadores nos indica que hemos de situarlo con la proa en el mismo sentido, y así será más difícil cometer cualquier error.

Para maniobrar primero se posicionan los mandos de los motores en punto muerto, conectamos el receptor y seguidamente el mando del transmisor en el que pulsamos, a continuación, el botón de activación. Una vez está a punto el sistema ya podemos maniobrar en cualquier sentido. Basta con presionar hacia delante o hacia atrás el correspondiente pulsador para que trabaje el propulsor correspondiente. Nada más fácil, ni más sencillo.

 

Instalación

Tan fácil como su manejo es su instalación. Se conecta la unidad receptora a los mandos de los motores y al panel de control de la hélice de proa, de popa o al molinete del ancla, según se desee. No hay que pasar cables, y en el caso de un barco con doble puesto de gobierno, el sistema habitualmente se monta en el flybridge. Se monta por un instalador autorizado, cuya res cubre todo el país, y la marca ofrece todo el soporte técnico necesario con el fin de desplazar un técnico especializado si fuera necesario y participar en la puesta a punto y en marcha.

 

Nuestra experiencia

A bordo de una eslora de 62 pies todo es sencillo, pero maniobrando en un entorno portuario, donde la movilidad puede estar limitada por la disponibilidad de espacio, hay que tener buena capacidad de visión total de 360 grados. Por lo tanto lo único que exige esta tarea de maniobra es la visibilidad del perímetro del barco, especialmente de la zona hacia dónde éste se dirige. Es decir, si estamos en la cubierta de proa y ciamos, deberemos ir hacia popa, o tener contacto visual con esta zona posterior del barco para ver si hay algún obstáculo. Con varias paladas se toma el pulso al aparato para ver cómo actúa sobre el barco y con qué fuerza de impulso. Hay que calcular, más o menos, la fuerza de inercia, y cada maniobra conviene calcularla previamente, sin precipitarse. Con unos minutos de práctica el Yacht Controller demuestra toda su eficacia, y da gusto ver como un barco de casi 19 metros se puede atracar con solamente una persona. Constatado. Proa, popa, estribor, ciaboga… menos el ancla en puerto…

Cuando dejamos de presionar cualquier pulsador éste retorna a su posición de punto muerto, neutral. Y si por algún remoto motivo, como una desconexión accidental, o la descarga de las baterías o si el mando cae al agua, o cualquier otra cosa similar, el mando retorna también al punto muerto. Hay que ir a los mandos del barco y maniobrar.

 

Conclusiones

El nuevo Yacht Controller es un equipo eficaz, seguro y que compensa su inversión. Dependiendo del tipo de barco y de sus motores, su precio puede oscilar entre los 3.000 y los 6.000 euros, pero realmente vale la pena por su capacidad de trabajo y por lo que llega a facilitar maniobra. Lo que más nos gustó su fue eficacia en la respuesta, lo fácil que es hacerse con su funcionamiento y la poca práctica que requiere. Para determinadas esloras creemos que resultará imprescindible, ya que ofrece notables ventajas otros sistemas de maniobra, que son su movilidad y fácil manejo. Queda pendiente el diseño de una caja algo más elegante, compacta y atractiva en su estética.

En proa o en popa. Tan fácil es la maniobra como el desplazamiento por el barco para controlarla.

Al tiempo que de acciona el pulsador se puede ver cómo actúa el propulsor correspondiente, en este caso, la hélice de proa.

La ayuda a la maniobra permite, entre otras cosas, trabajar con los winches o colocar las defensas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Las principales mejoras

Las dos nuevas versiones del Yacht Controller incorporan varias mejoras con respecto al modelo anterior.

Sistema de doble recepción que trabaja en dos bandas de frecuencia y garantizan su perfecto funcionamiento, evitando cualquier tipo de interferencia en el caso de que una de las bandas quedara fuera de servicio.
Doble relé para cada comando de salida, lo que evita que se pueda accionar cualquier función en el caso de avería o error.
La estructura de multiprocesador, con una CPU y un microprocesador para cada una de las distintas funciones, que permite un doble control e impide la ejecución de mandos no deseados.
Los leds en la parte frontal del receptor indican que el sistema funciona correctamente, qué comando trabaja en cada momento y los detalles de cualquier improbable error.
La alarma interna avisa sobre eventuales pérdidas de recepción con el mando transmisor, así como de los distintos estados de funcionamiento o de una improbable avería.
Es sistema modular del hardware posibilita el añadido de funciones cuando se desee. También, en el caso de un cambio de barco y del tipo de mandos electrónicos, el Yacht Controller se podrá aprovechar y solamente será necesario cambiar el módulo interno del receptor.