Imatge de portada

Navegación / Crucero Práctico

<< VOLVER

¿Quiere vender su barco? 10 consejos para hacerlo bien

10/11/21

 

 

¿Quiere vender su barco? 10 consejos para hacerlo bien

 

Siempre encontrará un enterado de barra de bar del club que le dará mil y un consejos para comprar un barco. Pero cuando se trata de venderlo, la cosa se complica. Venderlo no es generalmente un momio para el propietario y por eso, a la hora de escribir estos diez consejos, nos hemos puesto en la piel del comprador ya que, aunque parezca una perogrullada, el comprador actual será un día u otro el vendedor. 

 

  1. Haga valorar su barco por un experto.

Un experto en peritaje y tasación de embarcaciones de recreo aumentará no solo su seguridad a la hora de argumentar el precio final sino la del comprador que podrá comprobar que todo está en perfectas condiciones a bordo y le dará confianza.  Puede hacer un peritaje técnico simplemente para demostrar el buen estado del barco, sin entrar en el precio, o una tasación. Puede dejarse en manos del comprador la elección del perito, pero nunca está de más tener un informe propio antes de iniciar la negociación.

  1. Sea honesto respecto a las cualidades y defectos del barco.

No esconda nada, ya que al final saldrá todo, y usted se arriesga a una demanda o la anulación de la venta. Es bueno hacer una lista de lo bueno y lo menos bueno del barco ya que el comprador no es un ingenuo y sabe que usted lo ha navegado durante mucho tiempo y lo conoce como la palma de su mano.  prepare las respuestas a preguntas seguras como ¿Porqué lo vende? ¿El precio es discutible? ¿Cuánto consume? ¿Cuál es el historial del barco? ¿Ha embarrancado alguna vez? ¿Ha tenido alguna colisión? ¿Cuándo se cambiaron las velas? ¿El motor y sus componentes son los originales? 

  1. Haga un inventario completo.

La lista de equipos que hay a bordo y su estado puede inclinar la venta a su favor. Este es un argumento que justificará el precio de venta, pero sobre todo, si la lista es completa, el comprador se verá que puede comprar el barco y salir a navegar ya solo añadiendo su toque personal a la decoración o a la maniobra. Un inventario debe incluirlo todo: desde la electrónica hasta las velas, aparejos, accesorios, e incluso las herramientas.

  1. Tenga la documentación actualizada.

Los papeles del barco, tanto los administrativos (escritura de compraventa, la documentación de capitanía, certificados, etc.) pero también todas las facturas de mantenimiento, invernajes, reparaciones, renovaciones de equipo o remotorizaciones. Toda la documentación le dará confianza al comprador y justificará el precio. 

 

  1. Tenga el barco impoluto.

Desde el tope de palo hasta la sentina. Un barco limpio aumentará sus posibilidades de venta. El objetivo de una buena presentación es obviamente estético, pero también ayuda a tranquilizar al comprador, ya que le indica que usted lo ha cuidado perfectamente. Naturalmente, la limpieza la puede hacer usted mismo, pero nuestro consejo es que la encargue a un profesional. Es el momento para sacar del barco todas las pertenencias personales para que el potencial comprador se sienta en su «propio» barco desde la primera visita. Trate de que su barco sea lo más neutro posible. Como si saliese de fábrica.

 

  1. Utilice todos los canales de venta posibles.

Ya sea en la propia marina con un cartel en el mismo barco, en el tablón de anuncios de capitanía o del club, ningún medio sobra para que corra la voz de que el barco está en venta. Pero paralelamente, hay que escoger el mejor portal de internet o el mejor canal de venta, ya sea en papel en prensa náutica, en sites especializados de internet, u otros canales. Eso sí, deberá estar disponible y dispuesto para enseñar el barco siempre que se lo pidan y a mandar la información tantas veces como sea necesario. Y eso tiene sus costes en tiempo, dinero.

  1. Fije el precio correctamente.

No caiga en la tentación de poner un precio alto pensando que ya lo bajará. El precio hay que fijarlo correctamente desde el principio. No lo haga solo. Pida consejo o ayuda a un profesional o al distribuidor o importador a quien se lo compró si lo adquirió de primera mano. Consulte los precios de las publicaciones y guías especializadas, navegue por internet y las páginas de pequeños anuncios de las revistas especializadas y constrúyase una hoja de Excel con los modelos similares en eslora, año, tipología y precio pero siempre teniendo en cuenta que los precios que encontrará son de salida y no de venta después de negociarlos.

 

  1. Elija entre venta entre particulares o a través de un profesional.

Por lo general, un profesional le ofrecerá un precio más barato que un particular. No hay nada raro en esto, y es muy lógico porque el profesional tendrá costos de puesta a punto, amarre, varadero o nave, ofrecerá una garantía, resolverá los trámites, etc. En suma, le ahorrará horas, viajes, discusiones y seguramente al final, dinero.

 

  1. Salga a navegar con el comprador.

No parece muy apropiado comprar un barco sin probarlo, ya sea un barco a motor o un velero. O sin sacarlo del agua en el varadero. Si está en seco, habrá que ver quién paga la botadura y el posterior izado. No hay nada escrito, ya que dependerá del acuerdo entre las partes, pero una buena opción es que sea el vendedor quien se haga cargo de los gastos si el comprador adquiere finalmente el barco, pero si la transacción no llega a buen puerto que sea el comprador quien pague el coste. 

 

  1. Y finalmente… asegure el pago.

Parece obvio, pero no lo es tanto. Cualquier medio de pago es bueno pero siempre se requiere una comprobación, incluso de un cheque bancario. Tampoco está de más comprobar la solvencia del comprador y realizar la transacción en día laborable. También puede pedirse un pago a cuenta o unas arras, siempre teniendo en cuenta la diferencia entre ambos: un pago a cuenta es recuperable por el comprador si la transacción no se efectúa, pero las arras no son recuperables. 

En todo caso, nunca se arrepentirá de pagar la minuta que le cobre un abogado o gestor especializado en compraventa tanto para la realización del propio contrato como por las garantías legales y la tranquilidad que le ofrece.

 

Importante

Una vez que haya vendido el barco, quedan los procedimientos de posventa. Cancele el seguro del barco, anule todos los anuncios y, como hemos señalado, no entregue las llaves hasta que haya recibido el pago asegurándose de que el cheque o la transferencia bancaria se hayan realizado correctamente. 

No está de más cerciorarse de que se ha realizado el cambio de propietario y de que toda la documentación del barco ya está a nombre del nuevo propietario para asegurarse de no llegarán facturas futuras a nuestro nombre.

 

Contrato de compraventa

ANEN, la Asociación Nacional de Empresas Náuticas tiene en su web, a disposición de quien lo desee, este contrato tipo de compraventa de embarcaciones usadas. Es un documento totalmente válido que, si bien se puede modificar en alguno de sus apartados por acuerdo de los contratantes, sirve de pauta para formalizar una compraventa de una embarcación.