Imatge de portada

Navegación / Crucero Práctico

<< VOLVER

La guía y la codera, crema de calabacín y la misión del babystay

27/04/19

TRUCOS                        Albert Puerto

 

 

Maniobra

La guía y la codera

Se denomina coloquialmente muerto al peso depositado en el fondo de donde parte un cabo hasta el muelle, llamado guía. Cuando la embarcación está atracada se denomina codera al tramo de cabo que hay entre la cornamusa de amarre y el muerto que tira del barco hacia fuera. Se reserva el nombre de guía al tramo de cabo que va desde la cornamusa del barco al muelle, pero sin tensión.

Para que el tiro de la codera sea centrado respecto a la embarcación, repartiendo la fuerza en dos sentidos es correcto abozar un cabo a la codera para tirar de las dos cornamusas.

Si no desea manchar o rayar el casco con la suciedad adherida a la guía del muerto, instale dos bozas, una por cornamusa. Facilitará mucho la maniobra. Cuando largue la codera, deje los chicotes de las bozas ligeramente anudadas a la guía, así los podrá coger más fácilmente.

 

La guía y la codera, crema de calabacín y la misión del babystay

 

Arboladura

El babystay

La misión del babystay es sujetar y variar la panza del palo en aparejos a tope cuando se adelantan las crucetas. El crucero tradicional acostumbra a montar aparejo a tope, crucetas retrasadas y obenques bajos proeles y popeles, sujetando perfectamente el palo con un buen trimado. Los problemas aparecen al adelantar las crucetas en embarcaciones de crucero/regata buscando abrir más la mayor en popas. Al perderse la triangulación de fuerzas generada por el retraso de las crucetas la panza del palo presentará un peligroso movimiento longitudinal que se podrá controlar mediante el baby; sobre todo ciñendo con pantocazos. Un buen trimado de baquestay (backstay) y babystay permiten darle al palo una curvatura con la misión de aplanar la mayor disminuyendo la potencia de la vela, básico cuando el viento aumenta.

La virada por avante se complica con el roce del génova con el babystay, por lo que según el tamaño de la embarcación será necesario enviar a un tripulante a proa para pasar la vela de banda, dotar a las velas de tack-line o esconder el baby durante la maniobra. También queda dificultada la trasluchada impidiendo el paso de banda del tangón. La tensión del babystay es variable, operación que puede llevarse a cabo mediante tensores regulables, aparejos reenviados a bañera o cilindros hidráulicos. Además, es aconsejable que el babystay pueda largarse rápidamente en maniobras, ya sea filando del aparejo o desarraigando el terminal.

 

 

Cocina

Crema de calabacín

Ingredientes para 4 personas: 4 calabacines, 2 cebollas, 1 patata, 250 cc crema de leche, 8 lonchas de queso de fundir (o 4 quesitos), aceite, sal, pimienta.

Preparación: Se lavan y se cortan los calabacines a rodajas finas. Se pelan y se cortan las cebollas también en tiras finas. Se monda y se corta la patata a rodajas muy finas

En una cazuela con aceite caliente se rehogan a fuego lento los calabacines y la cebolla durante 20 minutos son la tapa puesta. A media cocción se incorpora la patata. Se irá controlando que no se pegue la cocción en la cazuela. Una vez estén cocidos los alimentos se procederá al batido. En caso de no tener a mano una batidora puede usarse un pasapurés o desmenuzar toda la masa trinchando con tenedores. Al batir se añade la crema de leche, el queso y las especias.

Se servirá la crema caliente en un cuenco acompañada de picatostes (opcional), aunque también se puede servir fría, como una vichyssoise o gazpacho.

 

La guía y la codera, crema de calabacín y la misión del babystay