Imatge de portada

Navegación / Crucero Práctico

<< VOLVER

Poner en servicio el motor intraborda

22/09/21

Cada año conviene revisar las partes fundamentales del barco, más si éste permanece en un entorno hostil como es el amarre. Veamos ahora como volver a poner a punto el motor intraborda tras un tiempo de invernaje. Texto y fotos: Albert Brel

El agua de refrigeración debe salir sin problemas.

Si siguió nuestros consejos para invernar el motor, volver a ponerlo en servicio no debería suponer ningún problema. Cuando vuelva a bordo, tendrá la tentación de ponerlo todo en marcha de inmediato y arrancar el motor. Por lo que respecta a la electrónica y equipamiento no tiene que haber problema en hacer una primera comprobación, pero en lo referente al motor no es recomendable arrancarlo de inmediato sin antes verificar una serie de puntos.

baterías motor intraborda

Lo primero que hay que hacer es comprobar y, en su caso, recargar las baterías.

Las baterías: es necesaria una recarga completa

Independientemente de la tecnología de la batería, antes de encender la electricidad de a bordo (iluminación, refrigeración, electrónica, etc.) y, en particular, arrancar el motor, se debe realizar una recarga completa. El ciclo completo de la batería requiere, según su tecnología, una media de 10 a 12 horas. Respete este tiempo. Pero antes de encender el cargador, compruebe el estado de los terminales de la batería, ya que pueden haberse oxidado durante el invierno. Si las baterías son de electrolito líquido con tapones, compruebe el nivel del electrolito: las placas deben estar cubiertas. Si este no es el caso, rellenar el nivel con agua destilada sin sobrepasar nivel superior de las placas porque al recargar aumentará el volumen.

Los bornes y los contactos de las baterías deben estar limpios de óxido o sulfatación y bien engrasados.

Aproveche para inspeccionar el motor

Con el motor parado, asegúrese de que no haya indicios de fugas (agua o aceite). Si detecta una fuga, busque el origen. A menudo es un manguito dañado o una abrazadera suelta. Es absolutamente necesario repararla antes de arrancar el motor.

En principio, previamente al invernaje, habremos engrasado los cables del acelerador y del inversor. Asegúrese de que estén funcionando bien y si es necesario límpielos y aplique grasa. Ya le aconsejamos en su momento que cambiase el aceite del motor y del inversor durante el invernaje para evitar dejar aceite usado cargado de partículas metálicas en el motor. Si siguió este consejo, solo necesita tener el nivel correcto y el aceite limpio. Algunas personas le dirán que no hay que vaciar el cárter antes del invernaje, que el nuevo que pasará todo el invierno en el motor, se oxidará y por tanto aconsejan cambiar el aceite al principio de la temporada. Esto era cierto hace unos años. Pero hoy los aceites han evolucionado mucho y todos tienen antioxidantes para estabilizarlos.

Si nota alguna mancha de óxido en el motor o falta de pintura, es recomendable limpiarla y repintar. Para hacerlo, existen pintura en aerosol y protección contra el óxido en el color de las principales marcas de motores.

Hay que engrasas el conjunto de cables y asegurarse de que no hay ninguna fuga por los manguitos.

 Conexiones eléctricas: cuidado con la oxidación

En un motor, muchas conexiones eléctricas pueden impedir que arranque o encenderse indicadores como el de carga, presión de aceite, temperatura, etc.. Deben comprobarse todas las conexiones al motor de arranque, alternador, regulador y sensores. Todos deben estar bien apretados y limpios. Si encuentra que un terminal está dañado o que un cable está oxidado, debe reemplazarlos.

Aunque con los aceites actuales pueda no ser necesario, siempre es mejor que el aceite del motor sea nuevo al inicio de la temporada.

Arrancar el motor: un momento estresante

Cuando se gira la llave de encendido tras pasar el invierno, siempre se siente un pequeño cosquilleo en el estómago. ¿Arrancará el motor? En la mayoría de los casos, si las baterías están bien cargadas, sí. Pero a veces no hay suerte: no pasa nada, no hay ruido, solo se encienden las luces (temperatura, carga, presión) o el arranque gira sin resultado.

En el primer caso, habrá que comprobar el estado de las conexiones de energía eléctrica en el motor de arranque (cables grandes). Si no pasa nada y el voltaje no cae, el problema está en el relé de arranque. O no está recibiendo voltaje (hay que comprobarlo con un voltímetro) o está atascado. Podemos darle un ligero golpe con un martillo para aflojar sus contactos. Si eso no es suficiente, conectaremos el encendido y cortocircuitaremos sus terminales de potencia con un destornillador grande: el motor debe arrancar. En este caso, que es muy frecuente, es necesario limpiar los terminales del relé (si es extraíble) o cambiarlo.

Un motor de arranque que funciona bien al final de la temporada y se niega a engranar tras es el invernaje rara vez es la causa.

En el segundo caso, el motor de arranque gira y el motor no arranca. Aquí, el problema a menudo se debe al voltaje de la batería, que es demasiado bajo para hacer girar el motor de arranque a la velocidad correcta o al estado de los terminales o cables de alimentación.

En cuanto a la batería, si no está suficientemente cargada hay que recargarla; y si está en mal estado hay que cambiarla. Resuelto esto, lo que hay que mirar es el circuito de alimentación de combustible. Sin ser un fallo mayor, el circuito debe purgarse. Para ello, habrá que hacer purgas consecutivas en el circuito (filtro, bomba, inyector). Si se tienen algunos conocimientos de mecánica, las herramientas y el manual del motor que indica el procedimiento a seguir, no es difícil. De lo contrario, no queda otra que llamar a un mecánico.

Es imprescindible, se haya cambiado o no el aceite antes o después del invernaje, comprobar el nivel.

El motor está funcionando: ¿Y ahora qué?

Cuando el motor está en marcha, el primer punto a comprobar es la salida del agua de refrigeración. Si no fluye, el motor debe detenerse inmediatamente y el circuito de agua de mar debe revisarse desde la toma de agua (válvula) hasta el impulsor de la bomba. Si el circuito simplemente se desactiva, a menudo poniendo agua directamente en el filtro es suficiente para volver a cebarlo. Si esto no es suficiente, retire la tapa de la bomba de agua y examine su impulsor.

La correa de transmisión debe tener la tensión correcta.

Compruebe los instrumentos de control y el motor

En un motor, hay al menos una luz de carga y otra que indica la temperatura del agua. En cuadros más completos, hay un tacómetro, indicadores de presión de aceite, temperatura y voltaje. Si la luz del alternador se mantiene en rojo, no dude en pegar un acelerón ya que por lo general esto es suficiente para energizar el alternador. Si el problema persiste, se deben inspeccionar las conexiones en el alternador. En la mayoría de los casos, el fallo proviene del terminal (D+) que está desconectado o que no hace contacto. Cuando el motor esté en marcha, deje que se caliente y asegúrese de que no haya fugas (aceite, agua). Si encuentra una, detenga el motor y averigüe la causa. Si todo está correcto, mueva la palanca del motor (avante/atrás) para ver si los controles responden bien (acelerador y avante/atrás).

Hay que comprobar el estado de todos los manguitos y las arandelas.

En resumen

Las siete 7 cosas básicas que hay que hacer:

1. Recargue las baterías.

2. Asegurarse de que no haya habido fugas durante el invernaje.

3. Compruebe todas las conexiones eléctricas, incluida la llave de encendido y las llaves de paso.

4. Compruebe los niveles de aceite (motor y marcha atrás).

5. El nivel del refrigerante (motor con intercambiador).

6. Examine el estado de las correas y su tensión. Una correa bien tensada debe poder girar un cuarto de vuelta o flexionarse 1 cm.

7. Lubrique los controles (avante/atrás, acelerador).

 

Otro punto a revisar en el motor con intercambiador es el nivel del líquido de refrigeración.

Las causas más comunes de que el motor no arranque

Cuando un motor no arranca después de pasar el invierno, las causas más comunes hay que buscarlas en el sistema eléctrico o en el suministro de combustible.

>> Supuesto 1: las luces del motor se iluminan correctamente cuando se gira la llave de encendido, pero el motor de arranque no gira, no hace ruido y el motor no arranca.

Si las baterías están bien cargadas, las dos causas más comunes son:

1. El relé de arranque que está atascado: debe golpearse suavemente con un martillo.

2. Los terminales de los bornes de la batería están oxidados: deben limpiarse y apretarse.

Hay que verificar que no haya fugas en el filtro de combustible.

>> Supuesto 2: el motor arranca, pero después de unos minutos se detiene y se niega a volver a arrancar.

No insista ya que se arriesga de descargar las baterías. La causa es la falta de combustible o que el sistema de combustible está interrumpido. Primero deberá comprobar que haya combustible y que la llave de paso del tanque esté abierta. Si todo es correcto, la causa es una falta de alimentación en el circuito. En este caso, es necesario proceder al cebado siguiendo el procedimiento descrito en el manual del motor o llamar a un mecánico. No es una operación difícil, pero sigue siendo delicada.

Cuando se vuelve a cebar el circuito, el motor debe arrancar sin dificultad. Sin embargo, antes de salir del puerto, hay que dejarlo en marcha un mínimo de 15 minutos para asegurarse de que todo sea normal.