Imatge de portada

Navegación / Crucero Práctico

<< VOLVER

Revisión de los guardamancebos, cuchillo a mano y pasarela sencilla

26/10/21

Trucos

Albert Puerto

 

Vida a bordo

Pasarela sencilla

El método más fácil para construir una pasarela es utilizar, como base, una escalera de aluminio. Una vez decidida la medida se tendrán que adquirir listones de una madera, ya sea teca, iroko o maderas tratadas para el exterior. Con cuatro o cinco listones de la medida de la escalera será suficiente. El ancho de listón será de 40 a 60 mm y el grosor del listón deberá rondar entre los 10 y 15 mm según el tipo de madera.

Para montar la pasarela sólo falta fijar los listones en los escalones. Ya sea con ligadas mediante piolas, remaches o tornillos se situarán los listones separándolos entre sí unos 5-10 mm, no siendo necesario rellenar todo el ancho del escalón. Así será más ligera y no retendrá agua en su superficie. Los propios tacos de goma de los extremos de la escalera son idóneos para el contacto con el pantalán y con la cubierta de la embarcación. A partir de esta pasarela, y con algo de inventiva, se puede montar en un extremo un eje con dos ruedas para que ruede por encima del pantalán. Y en otro extremo un herraje para montar sobre cubierta.

 

Pasarela sencilla 

 

Herramientas

Un cuchillo a mano

Todo barco debe tener a mano por lo menos un cuchillo apto para cortar cualquier cabo. Un buen sitio es la bitácora; también la base del palo, o en el tambucho, al lado de la escala. Si la trapa o contra de mayor es rígida también es un buen lugar. El cuchillo será grande y fuerte. Se redondeará la punta, pues es peligrosa. Será de acero inoxidable de buena calidad. Por un costado filo y por el otro diente de sierra. Si se enreda un cabo en la hélice, verá que bien va esa sierrecilla.

Poco a poco le irá descubriendo muchos usos y le costará navegar sin él. Preparar el pescado que increíblemente ha picado en el curri. Cortar cabos y telas. Y, según como sea el cuchillo, incluso podrá abrir grilletes. Si el cuchillo es tipo navaja, sobre todo que sea con seguro, y sin punta. Son muy apropiadas las navajas marinas de varios usos, generalmente hoja de corte, desgrilletador y punzón para desazocar nudos. Son preferibles pocos usos de buenas prestaciones que una débil multiusos que acabará doblándose. También son muy útiles las herramientas marinas multiusos que se pueden llevar enfundadas al cinturón, pero deberán ser de primera marca y altísima calidad, sino acabarán oxidándose.

 

Un cuchillo a mano

 

 

 

Seguridad

Revisión de los guardamancebos

Los guardamancebos son uno de los elementos de seguridad más importantes en el crucero, y es obligación del patrón mantenerlos en buen estado de uso. Se empezará revisando todos los candeleros y los tinteros, así como los balcones de proa y de popa. No estará de más desmontar los forros de techo interiores para comprobar una posible entrada de agua en los tornillos de sujeción de candeleros y balcones. Si es así, mejor desmontar, sanear y volver a montar.

Cuando el guardamancebos presente algún tipo de rotura no se dudará en proceder a la sustitución. Los pasamanos se engrilletarán firmemente en el balcón de proa, encintando la unión para evitar roturas en el tejido de las velas. También se revisará el paso del cable a través de los candeleros, por si se presentan rozaduras o roturas. Muy importante es la unión de los pasamanos con el balcón de popa. Nunca se engrilletará esta unión, sino que se pasará una piola varias veces entre el anclaje del balcón y el terminal del candelero. Esta unión es muy importante, pues con un cuchillo se puede cortar el cabo y librar el cable en caso de izada de hombre al agua. Los guardamancebos pueden ser de cable metálico forrado con plástico o enteramente de plástico. Un dato importante: un tripulante que cae al agua pega un tirón al arnés de seguridad de unos 700 kilos andando el barco a 6 nudos.

 

Revisión de los guardamancebos