Imatge de portada

N&Y al día / Empresas

<< VOLVER

Pedro’s Boat distribuidor exclusivo de Boston Whaler en Menorca

8/01/18

Pedro’s Boat, con sede en el Puerto de Mahón, es ahora distribuidor exclusivo de Boston Whaler en Menorca. Una marca perteneciente al grupo Brunswick Corporation, el mayor fabricante de productos marinos del mundo, que aporta el sello de calidad genuinamente norteamericano. Y es que en Pedro’s Boat están muy familiarizados con los barcos “Made in USA” ya que fueron el primer importador de la marca Sea Ray, también del Grupo Brunwick, en España en 1978 y actualmente continúan siendo su distribuidor en Menorca. Todo ello les ha llevado a confiar en Boston Whaler, una marca que para muchos es ya un mito de la náutica mundial por su extraordinaria calidad constructiva y las prestaciones de sus siete gamas que van de los 4 a los 13 metros.

Pedro’s Boat

Boston Whaler, la “Leyenda insumergible” desde 1958 Richard Fisher fue el fundador de Boston Whaler. Barcos estables, fuertes, duraderos, insumergibles e, incluso, divertidos fueron su máxima. De la determinación de que fueran barcos extremadamente estables, Fisher fue el gran impulsor, si no el inventor, de los cascos de quilla central (con forma de “M”). Aunque rápidamente abandonó la idea, propuso en su momento la construcción de un velerito tipo “Sailfish” tan popular en el caribe del que se vendieron centenares. Pero pronto se decantó por la producción de embarcaciones a partir de los 19 pies propulsadas todas ellas por motores fuerabordas.
Fisher tuvo el acierto de concebir y promocionar la “Leyenda insumergible” con notable éxito. Y no se trataba de simples palabras. Fisher procuró demostrar lo que decía. Todas sus embarcaciones se distinguieron y siguen distinguiéndose por ser insumergibles. Al principio grandes grosores de fibra y resina y gelcoat ayudaban a minimizar un “crash”. Y si esto sucedía, tranquilos: entre el casco y la cubierta se introducía espuma de alta densidad (no absorbente) no dejando espacio al aire para que, además de otorgar un plus de rigidez estructural, no sucediera un supuesto hundimiento motivado por una colisión. ¿Puede haber embarcación más segura? Con los años las “demostraciones” con fines comerciales para mostrar que la “Leyenda insumergible” era algo más que palabras, se convirtieron en antológicas.