Imatge de portada

Barcos / Super Yates

<< VOLVER

Pershing 74’, sedán con fly

14/07/13

Sucesora natural de la Pershing 72’, la Pershing 74’ evoluciona incorporando todas las soluciones estéticas y funcionales de los últimos modelos de la marca italiana y, sobre todo, con la incorporación de un sofisticado flybridge que no se percibe desde el exterior. MIQUEL MALLAFRÉ / FOTOS: ALBERTO COCHI Y M. MALLAFRÉ

La Pershing 74’ se propulsa exclusivamente con dos motores MTU 12 V 2000 M94 de 1.948 caballos, conectados a sendas transmisiones Searex, trimables y direccionables.

Presentada en los salones náuticos de otoño de 2011, la Pershing 74’ es la lógica evolución del anterior modelo de 72’. Al igual que todos los modelos de esta marca italiana, su diseño es obra del arquitecto italiano Fulvio de Simoni en colaboración con el AYT (Advanced Yachts Technology), grupo de ingeniería del Ferretti Group, y del Centro Stile del propio grupo.

El yate destaca en sus líneas exteriores por su afilado perfil y por la importancia de sus superficies acristaladas, tanto en el casco como en la superestructura, lo que proporciona una gran luminosidad a los interiores, así como por la incorporación de un disimulado flybridge sobre la toldilla. De este modo se combinan las posibilidades de todo modelo sedán, con la utilización práctica del fly, donde hay un segundo puesto de gobierno, varias superficies de solárium y unas polivalentes butacas convertibles en tumbona diseñadas por el mismo arquitecto.

Tecnología y confort

El mamparo situado entre el salón y la bañera es totalmente escamoteable, de modo que los dos ambientes se pueden unir o separar a voluntad.

La tecnología está siempre presente en los modelos Pershing. En este caso con algunas soluciones que llaman especialmente la atención. La existencia del flybridge obliga a disponer de la consiguiente escalera de acceso. Pero no es una escalera convencional, sino Besenzoni, situada en el centro de la bañera, construida en carbono y plegable, de tal modo que se puede recoger automáticamente contra la parte inferior de la toldilla. Esta disposición no ocupa espacio en la bañera cuando la escalera no se usa, ni corta la comunicación visual entre el interior y el exterior. Este es uno de los aspectos primordiales pues, quienes conocen la marca recordarán que el mamparo de separación entre el interior y el exterior, compuesto por una gran puerta y una gran ventana de cristal, es totalmente escamoteable pues desciende verticalmente hacia la cubierta inferior para poder disfrutar conjuntamente o por separado de toda la superficie de la cubierta principal. Tan magnífica oferta quedaría deslucida si una escalera permanente interrumpiera las vistas.

El flybridge –o sundeck, según el astillero, cuenta con un segundo puesto de gobierno y unas butacas ampliables en chaise longue, diseño de Fluvio De Simoni.

La plataforma de baño es enorme. Es necesario que así sea para proteger las transmisiones directas y las hélices de superficie, pero el espacio está aprovechado con un gran cofre con desagüe a estribor y la escalera de baño automática a babor. Sendas escaleras laterales rodean el solárium central en popa, debajo del cual está el garaje que alberga una lancha semirrígida y una moto acuática; cuando se levanta el solárium se hace de modo solidario con la parte central de la plataforma de baño, pues así no se roza la teca en las operaciones de botadura; por supuesto, la pasarela hidráulica se sirve de serie.

Trimado automático

Entre los dos asientos del puesto de gobierno están todos los elementos para gobernar la embarcación: palancas de los motores, hélices de proa y popa y timón.

El salón y el puesto de gobierno ocupan la totalidad del interior en esta cubierta. El mobiliario consiste en un sofá a estribor en forma de L, que rodea una mesa de altura regulable y alas abatibles, mientras que el aparador de babor incorpora una nevera, televisión escamoteable de 40”, y varios armarios para la vajilla, la cristalería y la cubertería, que se sirven de serie. El mobiliario está realizado en colaboración con Poltrona Frau, marca italiana líder en diseño. Un sistema de cortinas traslúcidas que descienden automáticamente permite dar intimidad al salón. El techo duro se puede abrir a toda manga sobre el puesto de gobierno, ultra equipado, en el que destaca el sistema de trimado Autotrim, que puede ser automático o manual. Frente a esta timonera el capitán y un acompañante tienen sendos asientos individuales regulables. El capitán ocupa el de babor, frente al timón, pero las palancas de los motores y un joystick de gobierno no están en el pupitre, sino en el espacio que separa los dos asientos, como sucede con el cambio de marchas de un automóvil. Esto implica que a la hora de navegar es mejor estar sentado, pues si se gobierna de pie las palancas quedan detrás.

Hasta siete invitados

A estribor del puesto de gobierno una escalera conduce a la cocina, muy equipada, con una superficie de trabajo en cristal que disimula la placa vitrocerámica de cuatro fogones; hay horno, extractor de humos, dos fregaderos, muchos armarios, lavavajillas para ocho servicios y dos frigoríficos bajos situados en la banda de estribor, aprovechando el espacio que deja el pasillo lateral. El acceso a las cabinas se efectúa por babor, previo paso por un distribuidor que recibe la luz natural procedente del parabrisas. La cabina del armador, a toda manga, disfruta de las vistas que proporcionan tres grandes ventanas horizontales practicadas en el casco. Estas ventanas se perciben como una sola desde el exterior y cuentan con un portillo incorporado para la ventilación natural. La amplitud y el equipamiento proporcionan un ambiente relajante, cuajado de detalles prácticos. Por ejemplo, toda la cama se puede levantar cual puente levadizo para acceder a un gran espacio de estiba, pero también hay un gran cajón lateral de acceso más rápido. Hay armarios, caja fuerte, un frigorífico debajo del televisor de 40” y un amplio cuarto de aseo con ducha separada.

El puesto de gobierno es tan espectacular como el resto de la nave.


La cabina de invitados está a babor, con dos camas individuales y una litera pullman de abertura retardada, así como su cuarto de aseo accesible también desde el pasillo, pero todo ello se puede sustituir por un estudio o un espacio abierto a modo de lounge, pues la distribución es a gusto del armador. La cabina VIP está en proa, equipa una gran cama doble central y sus ventanas laterales son alargadas, con tres secciones, de las cuales se puede abrir la del centro. Además, hay una cabina para dos marineros a la que se accede directamente desde la bañera.

La cabina del armador, a toda manga, disfruta de las vistas que proporcionan tres grandes ventanas horizontales practicadas en el casco.

La Pershing 74’ se propulsa exclusivamente con dos motores MTU 12 V 2000 M94 de 1.948 caballos, conectados a sendas transmisiones Searex, trimables y direccionables, dotadas de hélices de superficie Rolla. Tuvimos ocasión de probar el barco durante el pasado Salón Náutico Internacional de Barcelona y comprobar una velocidad máxima de 42 nudos a 2.400 vueltas, con el sistema de trimado automático, y de 43,4 nudos trimando a nuestro criterio, con un desplazamiento superior a la media carga. Por encima de estas extraordinarias prestaciones es necesario comentar el superior confort de navegación, la total ausencia de ruido y vibraciones y su gran estabilidad aún protagonizando espectaculares giros extremos, como espectacular es la estela que levanta el yate a su popa.

Características

Eslora total: 22,66 m

Eslora de casco: 21,61 m
Eslora de flotación: 16,65 m
Manga: 5,50 m
Calado bajo hélices: 1,45 m
Desplazamiento en rosca: 46,3 t
Desplazamiento máximo: 54 t
Motores: 2 x MTU 12 V 2000 M94 de 1.948 Mhp (1.432 kW)
Generador: 1 x 20 kW
Capacidad de combustible: 4.500 l
Capacidad de agua: 990 l
Capacidad de aguas grises: 330 l
Diseño: Fulvio de Simoni – AYT – Centro Style Ferretti
Constructor: Pershing 

 

 

 

GALERIA: